7 enero, 2015

Guatemala. AFP. El presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, dijo ayer que en su país “no hubo genocidio”, sino un enfrentamiento armado interno entre dos bandos entre 1960 y 1996 .

El mandatario Pérez Molina afirmó ayer durante una entrevista radiofónica que en vez de un genocidio hubo un conflicto armado interno. | AP
El mandatario Pérez Molina afirmó ayer durante una entrevista radiofónica que en vez de un genocidio hubo un conflicto armado interno. | AP

“A mi criterio, en Guatemala no hubo genocidio”, sostuvo el gobernante y general retirado en una entrevista con la radio Emisoras Unidas en la que fue abordado sobre varios temas de la coyuntura nacional.

Pérez Molina, quien el 14 de enero cumple tres de sus cuatro años de gobierno, comentó que, como miembro del Ejército, le “tocó vivir la guerra”.

“No se puede decir que hubo genocidio de ixiles, porque yo tuve soldados indígenas ixiles que luchaban por la libertad de Guatemala”, arguyó.

Enfatizó que en el país centroamericano lo que hubo fue un enfrentamiento armado interno.

El conflicto dejó al menos 250.000 víctimas , entre muertos y desaparecidos, según el informe Memorias del Silencio de la Comisión de la Verdad.

El presidente también dijo que tampoco puede decir si durante la guerra se cometieron crímenes de lesa humanidad , porque manifestó que es no abogado.

“Habría que investigar caso por caso, aunque la pregunta debe ser dirigida a las cortes (de justicia) y no a mí”, declaró el mandatario guatemalteco.

Pérez Molina hizo un llamado a los sectores a respetar las decisiones de los tribunales que juzgan actos de genocidio en el país.

El exjefe de Estado de facto José Efraín Ríos Montt (1982-1983) logró el lunes posponer un nuevo juicio en su contra por delitos de genocidio y lesa humanidad de la población ixil.