“La mala fe con la que ha actuado Costa Rica, en abierta violación a sus compromisos internacionales, atenta contra la neutralidad de la Interpol", dijo el canciller nicaragüense, Samuel Santos, en una nota dirigida a su homólogo costarricense, Enrique Castillo

 22 diciembre, 2013
“Vea, yo hice una tala y ahí en Google usan la misma foto como que hice 20 talas.”
“Vea, yo hice una tala y ahí en Google usan la misma foto como que hice 20 talas.”

Nicaragua exigió a Costa Rica retirar la orden de captura pedida a la Policía Internacional (Interpol) contra Edén Pastora, el legendario “Comandante Cero”

Pastora, delegado por Nicaragua para dirigir un dragado en el fronterizo río San Juan, es requerido por la justicia costarricense, y la Interpol activó el martes pasado una orden de captura internacional por estar imputado en Costa Rica desde 2010 por los delitos de infracción a la Ley Forestal y por usurpación a bienes de dominio público.

El canciller nicaragüense, Samuel Santos, en una nota dirigida a su homólogo costarricense, Enrique Castillo, exigió al Gobierno de Costa Rica el retiro de la notificación roja contra Pastora.

También llamó la atención a ese país “para que se abstenga de más actos que puedan agravar o prolongar la controversia”, que mantienen ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) por la soberanía de un humedal en el Caribe, “o hacerla más difícil de resolver”.

“El Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional deplora este gesto de evidente mala fe y provocación por parte de Costa Rica”, señala el diplomático nicaragüense en la misiva.

Según Santos, la orden de captura girada por la Interpol, a pedido del gobierno costarricense, también es un “incumplimiento a las ordenanzas” de la CIJ “que obligan a Costa Rica a abstenerse de actos que agraven la controversia”.

“La mala fe con la que ha actuado Costa Rica, en abierta violación a sus compromisos internacionales, atenta contra la neutralidad de la Interpol según obliga su estatuto y pretende utilizar la misma para fines políticos propios contraviniendo los principios y objetivos por los que fue creada dicha institución”, criticó.

Nicaragua recordó a Costa Rica que el territorio, en que presuntamente se cometieron los supuestos delitos imputados a Pastora, “actualmente es objeto de una disputa limítrofe internacional entre ambos países” y que se ventila ante la CIJ desde noviembre de 2010.

“El caso aún no ha finalizado, por lo que será el órgano principal de Naciones Unidas el que decida sobre la soberanía de dicho territorio, antes de lo cual, Costa Rica no puede atribuirse potestades sobre el mismo o derivar consecuencias jurídicas”, anotó.

Pastora fue llamado por la Justicia costarricense a presentarse a declarar en 2010, pero no lo hizo. Con la orden de captura internacional, él sería detenido si sale de Nicaragua.

Pastora, por su parte, criticó a la Interpol por acoger esa orden de captura en su contra y considera que Costa Rica no lo puede acusar de esos delitos porque el territorio está en disputa y es la Corte la que decidirá si es de Costa Rica o Nicaragua.

Etiquetado como: