Viajaron para mostrar solidaridad con 28 congresistas destituidos en julio

 4 agosto, 2016
El diputado venezolano Luis Florido, quien dirige la Comisión de Política Exterior, y Lilian Tintori, esposa del líder opositor Leopoldo López, en junio, en la Asamblea Nacional en Caracas.
El diputado venezolano Luis Florido, quien dirige la Comisión de Política Exterior, y Lilian Tintori, esposa del líder opositor Leopoldo López, en junio, en la Asamblea Nacional en Caracas.

Caracas

Tres diputados opositores venezolanos que viajaron a Nicaragua para solidarizarse con los 28 legisladores contrarios al presidente Daniel Ortega destituidos el 29 de julio pasado, no pudieron ingresar a ese país.

"Fuimos expulsados, fuimos retenidos apenas llegó el avión", manifestó este jueves Luis Florido, presidente de la Comisión de Política Exterior del Parlamento, quien aseguró haber estado incomunicado desde la noche del miércoles, cuando arribó a Managua junto con el asesor Manuel Avendaño.

Las autoridades nicaragüenses también le negaron la entrada este jueves al asambleísta Williams Dávila, según denunció este en Twitter.

Un incidente similar se presentó la tarde del miércoles con el congresista Ángel Medina.

"Fuimos, en todo este tiempo, secuestrados, sin ningún tipo de explicaciones. Nos retuvieron el teléfono, nos los arrancaron por la fuerza", aseguró Florido en un audio difundido en la red social Twitter, en el cual se queja de que no fue respetada su inmunidad.

Molestia

La mayoría opositora en el Parlamento venezolano reprobó los "atropellos cometidos por el gobierno" de Ortega contra sus diputados, y se estaba integrando una comisión designada para reunirse con los legisladores depuestos, según una declaración de ayer.

"Fuimos declarados inadmisibles. Rechazaron nuestra entrada en un gesto violatorio de la democracia y fuimos violentados en nuestra investidura de diputados de la región", diputado venezolano Ángel Medina.

La bancada de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) venezolana adelantó que denunciará este caso ante la Organización de Estados Americanos (OEA), la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), y también ante el Parlasur.

"Fuimos declarados inadmisibles. Rechazaron nuestra entrada en un gesto violatorio de la democracia y fuimos violentados en nuestra investidura de diputados de la región", lamentó Ángel Medina.

El 29 de julio, el tribunal electoral de Nicaragua, afín a Ortega, ordenó la destitución de 28 diputados que desconocieron sentencias judiciales que dejaron fuera de las próximas elecciones presidenciales a una coalición opositora.

La oposición venezolana, que impulsa un referendo revocatorio contra el presidente Nicolás Maduro, se expresó preocupada por la exclusión de los adversarios de Daniel Ortega –aliado del mandatario venezolano, Nicolás Maduro– del Congreso y de los comicios de noviembre próximo.

Este 30 de julio, en nombre de la comisión que preside, Luis Florido expresó su "más profundo rechazo" ante lo que calificó como "un golpe parlamentario que afecta y contradice plenamente el espíritu democrático de toda la región".