19 febrero, 2015

Washington. AFP. El presidente estadounidense, Barack Obama, dijo ayer que un número de musulmanes norteamericanos viven con miedo tras el homicidio, hace una semana, de tres estudiantes islámicos en la ciudad universitaria de Chapel Hill, Carolina del Norte.

“Todavía no sabemos por qué estos tres jóvenes (...) fueron brutalmente asesinados en Chapel Hill. Pero sabemos que un número de musulmanes estadounidenses en todo el país están preocupados y tienen miedo”, escribió Obama en una tribuna pública, que coincidía con el segundo día de una reunión contra el extremismo que se celebra en Washington con la participación de representantes de 60 países.

“Los estadounidenses de todas las religiones y de todos los orígenes deben permanecer unidos con una comunidad en duelo e insistir en el hecho de que una persona no debe jamás ser atacada por quien es, por su apariencia o su credo”, expuso el mandatario estadounidense en el texto publicado en Los Angeles Times.

El triple homicidio provocó conmoción en Estados Unidos y en el mundo . Miles de personas asistieron el pasado jueves al funeral de los jóvenes.

La Policía no ha determinado si las víctimas fueron asesinadas por motivos religiosos o debido a una disputa con vecinos. El sospechoso por los tres crímenes es Craig Stephen Hicks, de 46 años, quien se entregó a la Policía después del hecho.

“Para hacer frente a al-Qaeda y a la organización Estado Islámico, que propagan la mentira de que Estados Unidos está en guerra contra el islam, tenemos todos un rol en la defensa de los valores de pluralismo que nos definen”, subrayó Obama.

Obama: “Una persona no debe ser atacada por su credo”. | AP
Obama: “Una persona no debe ser atacada por su credo”. | AP

“Este pluralismo se ha visto en ocasiones amenazado por ideologías de individuos llenos de odio”, agregó, en alusión al ataque perpetrado en agosto del 2012 en un templo sij en Oak Creek, Wisconsin, y a la muerte de tres judío en Kansas , en abril del año anterior.