22 abril, 2016
Pescadores realizan su faena el miércoles 20 de abril en una bahía de San Carlos (Nicaragua). Las aguas del Gran Lago de Nicaragua o Lago Cocibolca se han retirado unos 200 metros de sus costas por la fuerte sequía. Este lago será parte de la ruta del canal interoceánico proyectado en Nicaragua.
Pescadores realizan su faena el miércoles 20 de abril en una bahía de San Carlos (Nicaragua). Las aguas del Gran Lago de Nicaragua o Lago Cocibolca se han retirado unos 200 metros de sus costas por la fuerte sequía. Este lago será parte de la ruta del canal interoceánico proyectado en Nicaragua.

Managua

Miles de campesinos nicaragüenses realizaron el viernes una marcha en contra de la construcción del Canal Interoceánico, cuya concesión fue otorgada por el gobierno de Nicaragua al empresario chino Wang Jing en 2014.

"Hoy Día de la Tierra, estamos de nuevo en las calles, reclamando porque se respeten nuestros derechos a vivir en nuestras tierras y decirle no al Canal", dijo vía telefónica Francisca Ramírez, presidenta del Consejo Nacional de Defensa de la Tierra Lago y Soberanía.

Explicó que durante el trayecto de la marcha en las calles principales de Nueva Guinea, a unos 290 kilómetros al sureste de Managua, invitaron a pobladores a que se unan a su reclamo de que sea derogada la Ley 840, Ley de Concesión del Canal Interoceánico.

"Nosotros vamos a seguir luchando porque se derogue esa ley entreguista, porque es una ley que le da al chino la posibilidad de hacer lo que quiera con nosotros y eso no lo vamos a permitir, defenderemos lo nuestro con la vida si hay que hacerlo", dijo a la radio Corporación José Chavarría, líder de los campesinos en Punta Gorda, otra de las comunidades que se verían afectadas por la ruta del proyecto.

El proyecto del canal consiste en una vía húmeda de 276 kilómetros de longitud por 250 metros de ancho y con una profundidad de unos 30 metros, de acuerdo con los últimos datos de la concesionaria china HKND Group, encargada de la obra.

El proyecto incluye dos puertos, un aeropuerto, dos lagos artificiales, área de libre comercio, un complejo turístico y carreteras. El Gobierno de Nicaragua espera que la obra, con un costo de 50.000 millones de dólares, genere 50.000 empleos directos y se convierta en la vía alterna al Canal de Panamá.

Un día antes de la marcha, Bill Wild, principal asesor de HKND Group, se reunió con los representantes del sector privado en Nicaragua y les informó que trabajan en los diseños conceptuales y referenciales de las esclusas y en los estudios de los procesos de excavación, unos 750 millones metros cúbicos de tierra, dijo el ejecutivo al oficialista portal de noticias El 19 Digital.

El presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada, José Adán Aguerri, informó que se ha mantenido el compromiso de parte de HKND Group de que las 7.000 familias que los estudios dicen están en la ruta, tendrán la oportunidad de negociar sus tierras en tres alternativas que son la compra directa de la propiedad, la reubicación y el tercero es la opción de un canje.

"Lo más importante que hemos hablado, es que se va a mantener el compromiso que cuando esto se dé será con el precio comercial justo sobre esa tierra", dijo el dirigente empresarial.

"La marcha fue todo un éxito. Hoy por primera vez (las autoridades) no nos han puesto obstáculos", declaró a Radio Corporación la líder campesina Francisca Ramírez, originaria de la comarca La Fonseca, una de las localidades por donde pasaría el canal.

Este viernes, Amnistía Internacional emitió un comunicado "urgiendo" al gobierno "a escuchar las voces y tomar en consideración las preocupaciones de la población, en particular de las comunidades afectadas".

Las obras de la vía, tres veces más grande que el canal de Panamá, no tienen ningún avance tras ser inauguradas en diciembre del 2014, por el presidente de HKND, Wang Jing, quien ha anunciado el inicio de los trabajos para finales de 2016.

Etiquetado como: