Un persona resultó herida y siete fueron detenidas en ciudad estadounidense

 18 agosto, 2014
Los disconformes se reunieron ayer en las calles de Misuri para reclamar por la muerte de Michael Brown. | AFP
Los disconformes se reunieron ayer en las calles de Misuri para reclamar por la muerte de Michael Brown. | AFP

Ferguson. AFP. Una persona resultó herida y siete fueron detenidas en la primera noche de toque de queda en la ciudad de Ferguson, Estados Unidos, sacudida por una semana de protestas tras el asesinato de un joven negro por un policía.

Las autoridades de este suburbio de San Luis (Misuri), cuyos habitantes son en su mayoría negros, dijeron que la persona herida se encuentra en estado crítico luego de recibir un disparo de un atacante desconocido.

El incidente ocurrió mientras la Policía usaba bombas de humo y disparaba gas lacrimógeno para dispersar a cerca de 200 manifestantes que desafiaron el toque de queda impuesto por el gobernador de Misuri, Jay Nixon.

Nixon justificó la instauración de un toque de queda a partir de la medianoche del sábado al domingo para proteger a las personas y las propiedades de Ferguson y permitir que la justicia opere.

Debate. La muerte del joven Michael Brown el 9 de agosto a manos de un policía, renovó el debate sobre el uso excesivo de la fuerza policial contra los afroamericanos y contra otras comunidades.

Tras comenzar el toque de queda decretado a partir de la medianoche del sábado, unas 200 personas se reunieron en la zona en la que Brown fue ultimado y se negaron a dispersarse. Miembros de la Policía antimotines usaron gases lacrimógenos para ahuyentarlos.

Siete personas que se negaban a abandonar el lugar, fueron detenidas, anunció Ron Johnson, un oficial negro que fue nombrado el jueves nuevo jefe de Policía después de que la policía local fuera acusada de abusos y de utilizar armamento militar contra la población.

Acciones. El vocero de la Policía de de Carreteras de Misuri, Al Nothum, dijo al diario St-Louis Post Dispatch que el toque de queda fue extendido a una segunda noche.

En tanto, la familia del muchacho convocó a una nueva manifestación pacífica la tarde de ayer. Pequeños grupos de manifestantes rezaron tomados de la mano, cerca del lugar donde Brown falleció.

Dos investigaciones están en marcha sobre el caso Brown y las circunstancias en que murió baleado por un policía . Una indagación la realiza las autoridades locales, y la otra el Departamento de Justicia y el FBI, que envió a cerca de 40 de sus agentes para recoger testimonios en Ferguson.

Según la Policía, Brown murió luego de reaccionar en forma agresiva y resistirse al arresto.

Sin embargo, un amigo cercano a la víctima, Dorian Johnson, aseguró que Brown fue ultimado cuando tenía las manos en alto.