2 mayo, 2016
Más de 250 civiles, incluyendo unos 50 niños, han muerto desde que se reanudaron los combates en Alepo (norte) el pasado 22 de abril
Más de 250 civiles, incluyendo unos 50 niños, han muerto desde que se reanudaron los combates en Alepo (norte) el pasado 22 de abril

Ginebra

La ciudad siria de Alepo volvió a ser bombardeada este lunes, mientras el secretario de Estado estadounidense John Kerry sigue en Ginebra para intentar poner fin al baño de sangre y restablecer una tregua que ha volado en pedazos.

El conflicto en Siria está "en muchos aspectos fuera de control", advirtió este lunes Kerry , en una conferencia de prensa en Ginebra.

Kerry, que intenta salvar la tregua instaurada hace dos meses en Siria, hizo estas declaraciones tras reunirse con el enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura.

"Estamos preparando un sistema de control del alto el fuego mucho mejor", dijo Kerry .

"Habrá personal adicional trabajando en Ginebra, las 24 horas del día, los siete días de la semana", precisó.

Por su parte, De Mistura, que se reunirá el martes en Moscú con el jefe de la diplomacia rusa Serguei Lavrov, indicó que se necesitaba "una voluntad política" para llevarlo a cabo.

Kerry añadió que, durante el día, iba a entrevistarse por teléfono con su homólogo ruso.

 Un bombardeo al hospital Al Quds, de Alepo (Siria) dejó al menos 53 muertos. Otros barrios de la ciudad también fueron objeto de las bombas. La guerra en Alepo dejó entre miércoles y jueves escenas estremecedoras de las víctimas heridas, de los que trataban de salir de escombros, de los que lloraban a sus muertos y de civiles ayudando a civiles.
Un bombardeo al hospital Al Quds, de Alepo (Siria) dejó al menos 53 muertos. Otros barrios de la ciudad también fueron objeto de las bombas. La guerra en Alepo dejó entre miércoles y jueves escenas estremecedoras de las víctimas heridas, de los que trataban de salir de escombros, de los que lloraban a sus muertos y de civiles ayudando a civiles.

Más de 250 civiles, incluyendo unos 50 niños, han muerto desde que se reanudaron los combates en Alepo (norte) el pasado 22 de abril, la mayoría en bombardeos del régimen sirio de al-Asad, violando así la tregua que entró en vigor el 27 de febrero.

Tras un día relativamente tranquilo el domingo en los barrios del este de Alepo, controlados por los insurgentes, se reanudaron los ataques después de la medianoche, según un corresponsal de la AFP. Varios barrios, incluyendo el muy poblado barrio Bustan al-Qasr, fueron alcanzados.

"Lo que pasa en Alepo es una vergüenza, Es una violación humanitaria, es un crimen", afirmó este lunes el ministro de Exteriores saudí Adel al-Jubeir antes de reunirse en Ginebra con Kerry. Acusó también al régimen sirio de violar "todos los acuerdos" que sustentan el proceso de paz.

El martes será el ministro ruso de Exteriores, Serguei Lavrov, quien recibirá en Moscú a De Mistura, según indicó este lunes el ministerio ruso.

Moscú y Washington son los iniciadores del proceso de paz en Siria. Para de Mistura, si las dos potencias no se ponen de acuerdo, difícilmente habrá avances.

Rusia, aliado del régimen sirio de Bashar al-Asad, anunció el domingo que se estaban llevando a cabo negociaciones para conseguir detener los combates en la provincia de Alepo, tras los llamados de Estados Unidos a cesar los bombardeos en la ciudad, parcialmente en poder de los rebeldes.

Kerry explicó, por su lado, que Estados Unidos iba a pedir a los rebeldes moderados que se distancien en Alepo del Frente al-Nusra, mayor grupo yihadista en Siria después del Estado Islámico (EI).

Rusia y el régimen sirio justifican la ofensiva contra Alepo por la presencia de al-Nusra, rama siria de al-Qaeda que no firmó la tregua del 27 de febrero.

"Estamos hablando directamente con los rusos, incluso ahora", dijo Kerry al llegar la víspera a Ginebra, tras una semana en la que Rusia ha insistido en que no pedirá al régimen el cese de bombardeos contra Alepo, argumentando que se trata de "una lucha contra la amenaza terrorista".

El principal problema actual para restablecer la tregua es la situación de Alepo, gran ciudad del norte del país dividida entre sectores rebeldes y gubernamentales, y sometida a incesantes bombardeos.

Esto amenaza las posibilidades de un acuerdo político, considera Anas al-Abdeh, jefe de la Coalición Nacional Siria, principal grupo de oposición en exilio. Al-Abdeh opina que le corresponde a Estados Unidos salvar el proceso de Ginebra, ahora estancado.

La tercera ronda de negociaciones, que se inició el 13 de abril, terminó el 27 del mismo mes en Ginebra, con el abandono de los negociadores por el deterioro en Siria de la situación humanitaria y las violaciones de la tregua.

De Mistura pide que el alto el fuego sea "revitalizado" con la ayuda de Washington y Moscú, y espera lanzar una cuarta ronda de negociaciones en este mes de mayo. El conflicto sirio ha dejado más de 270.000 muertos desde 2011.

Como reacción a la tragedia de Alepo, la etiqueta " AleppoIsburning" fue difundida de forma masiva en las redes sociales para hacer una llamado de solidaridad en varios países del 30 de abril al 7 de mayo.

Etiquetado como: