El pasado jueves Estados Unidos y 10 países árabes, junto a Turquía, acordaron en Arabia Saudí una estrategia global para enfrentarse al terrorismo, especialmente al EI, diseñada según un plan propuesto por Washington

 13 septiembre, 2014

El Cairo

El secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, dijo este sábado que las actuales operaciones militares contra el Estado Islámico (EI) no son suficientes y que también habrá que combatir la financiación del grupo y controlar a los yihadistas extranjeros que viajan para luchar en Irak y Siria.

En una rueda de prensa en El Cairo, Kerry se mostró convencido de que el único camino para poner fin al EI es la coalición internacional, y anunció el respaldo a esa alianza que ha obtenido del presidente egipcio, Abdelfatah al Sisi, y del secretario general de la Liga Árabe, Nabil al Arabi, con quienes se reunió hoy.

"La única manera de hacer frente al EI es una coalición internacional que pueda apoyar al Gobierno iraquí en sus esfuerzos y proporcionar ayuda militar, ya que esto (su derrota) no se conseguirá únicamente con las actuales operaciones militares", subrayó el funcionario norteamericano.

El pasado jueves Estados Unidos y 10 países árabes, junto a Turquía, acordaron en Arabia Saudí una estrategia global para enfrentarse al terrorismo, especialmente al EI, diseñada según un plan propuesto por Washington.

Kerry viajó este sábado a El Cairo para recabar el apoyo de Egipto y la Liga Árabe a la alianza de Estados Unidos para luchar contra los grupos terroristas, en especial contra el EI.
Kerry viajó este sábado a El Cairo para recabar el apoyo de Egipto y la Liga Árabe a la alianza de Estados Unidos para luchar contra los grupos terroristas, en especial contra el EI.

La estrategia de Estados Unidos, anunciada el miércoles por el presidente Barack Obama, se basa en ataques aéreos contra las posiciones de los yihadistas y en apoyar a las fuerzas iraquíes y a la oposición moderada siria, sin que haya una intervención terrestre extranjera.

Kerry viajó hoy a El Cairo para recabar el apoyo de Egipto y la Liga Árabe a la alianza, algo que, según dijo, estos le han garantizado completamente.

El estadounidense también adelantó que la cumbre internacional del próximo lunes en París tendrá el objetivo de aunar fuerzas para "debilitar y destruir al Estado Islámico".

Respecto a la delicada situación de las relaciones bilaterales, Kerry destacó que estas son de las más importantes en la región para Washington, aunque recordó que Egipto deberá celebrar unas elecciones parlamentarias y seguir trabajando por los derechos humanos.

"Hemos expresado nuestra preocupación al presidente al Sisi sobre la cuestión de los derechos humanos, en particular por la ley de protestas, pero aquí hay una separación del poder judicial y el ejecutivo y tengo la esperanza de que en las próximas semanas eso se arregle", agregó Kerry.

El ministro egipcio de Exteriores, Sameh Shukri, que compareció junto a Kerry, reconoció que las relaciones son estratégicas para ambos y que la intención de El Cairo es alcanzar acuerdos para poner fin a la inestabilidad en la región.

"Hay un acuerdo sobre la cuestión palestina, y la solución de este problema supondrá el fin de los problemas en la región", sentenció Shukri.