Condiciones meteorológicas dificultan labor de los bomberos

 17 agosto, 2016

Los Ángeles

Un enorme incendio al este de Los Ángeles que se propagó rápidamente obligó a evacuar a 82.640 personas y a declarar el estado de emergencia, mientras más de 1.300 bomberos combatían las llamas fuera de control este miércoles.

Una espesa nube gris cubría la zona afectada, mientras las llamas devoraban sin piedad todo lo que encontraban a su paso.

Las condiciones climatológicas no ayudan: las autoridades prevén para las próximas horas que sigan las altas temperaturas, los terrenos continúen áridos y sople una brisa caliente.

"Hay una maleza muy, muy seca, que es muy combustible", dijo la portavoz del cuerpo de bomberos de California (Cal Fire), Lynne Tolmachoff. "Es muy peligroso para el público y también para los efectivos".

De hecho, dos bomberos resultaron heridos mientras trabajaban en las labores de extinción. Tras ser atendidos en un hospital local, volvieron a primera línea.

El gobernador de California, Jerry Brown, declaró el estado de emergencia en el condado de San Bernardino, situado a unos 100 kilómetros al este de Los Ángeles, donde el incendio bautizado como BlueCut ganaba terreno rápidamente.

Esa medida permite movilizar a todas las agencias gubernamentales californianas para luchar contra los incendios.

El fuego se inició alrededor de las 10:30 a. m. del martes (11:30 a. m. en Costa Rica) y este miércoles había consumido más de 12.000 hectáreas, según el sitio oficial Inciweb, que indicó que unas 34.500 viviendas están amenazadas.

Desplazados por el fuego. En una gasolinera situada en Pinon Hills, a unos 15 kilómetros al noroeste del incendio, Jeannine Yglesia compraba un helado acompañada de su hijo.

"Tengo acogidas 17 o 18 personas en mi casa, son amigos y sus familias que han tenido que dejar sus viviendas", expresó.

"No pueden regresar y no saben nada de su casa", contó, antes de responder al teléfono.

"¡Me tengo que ir! Mi hija me acaba de decir que también nos evacuan", dijo con prisa.

Las llamas arrasaban todo a su paso, el martes, en Cajon Pass, cerca de San Bernardino, California.
Las llamas arrasaban todo a su paso, el martes, en Cajon Pass, cerca de San Bernardino, California.

Gail Nieto ya sabe lo que es dejar su hogar. Lo tuvo que hacer la noche anterior y por ahora se queda con unos conocidos.

Es la cuarta vez en 30 años que pasa por esta situación, "pero nunca había visto un incendio que se propagara tan rápido", señaló mientras adquiría algo de comida.

La cafetería Summit Inn, un lugar legendario en la famosa Ruta 66 donde se han parado celebridades como Elvis Presley y Clint Eastwood, fue consumida por el torrente de llamas, de acuerdo con el diario Los Angeles Times.

El fuego representa "una amenaza inmediata para el gran público, el tráfico ferroviario y las viviendas (...) de los alrededores", sostuvo Inciweb, que indicó que las alertas de evacuación afectaban a 82.640 personas.

Las autoridades pusieron en marcha dos centros de acogida y cuatro refugios para animales.

Varias rutas y calles de la zona estaban cerradas, al igual que el centro de esquí de alta montaña en Wrightwood, que en temporada veraniega recibe turistas que practican senderismo y otras actividades al aire libre.

Sin embargo, "hay gente que decide no evacuar", aseguró Tolmachoff. "Causan problemas".

Sequía y calor. California lleva cinco años luchando con una intensa sequía, que vive su peor temporada durante el verano boreal, cuando decenas de incendios arden en todo su territorio.

La actual ola de calor está provocando que los termómetros superen con facilidad los 40 grados Celsius. Las ráfagas de aire caliente que levantan los vientos de Santa Ana no hacen más que alimentar las condiciones para que se desencadenen fuegos.

El sábado se desató otro foco importante a unos 170 km al norte de San Francisco, que ya quemó más de 1.600 hectáreas.

El denominado incendio Clayton destruyó más de 175 construcciones, y pese a que los 1.700 efectivos lograron controlarlo en un 35%, sus llamas avanzan hacia el norte, dijo Cal Fire.

En la zona vitivinícola del centro de California , el incendio Chimney, que apenas fue controlado en un 20%, ya quemó unas 2.70 hectáreas cerca de la ciudad de San Luis Obispo y destruyó unas 40 edificaciones desde que se desató el sábado.

En la pintoresca zona costera de Big Sur, el incendio Soberanes, que abrasó más de 30.000 hectáreas, estaba controlado en un 60%.

Veintidós incendios de envergadura están actualmente activos en el oeste de Estados Unidos. Entre ellos, hay seis en California, cuatro en Wyoming, tres en Colorado y tres en Montana, según el Centro Nacional de Interagencias de Incendios.

Nota del editor: noticia actualizada a las 6:30 p. m.