Tormenta podría causar inundaciones en la costa y crecidas repentinas

 22 octubre, 2015
El Centro Nacional de Huracanes advirtió que el ciclón podría tocar tierra mexicana este viernes.
El Centro Nacional de Huracanes advirtió que el ciclón podría tocar tierra mexicana este viernes.

Con un efecto "potencialmente catastrófico", el huracán Patricia alcanzó categoría cinco y se acerca este viernes a la costa del Pacífico mexicano, donde algunas personas fueron evacuadas, los puertos cerraron y el gobierno instaba a los turistas a cancelar viajes a la región.

 Residentes de Boca de Pascuales, en el estado mexicano de Colima fueron evacuadas ante el arribo del huracán Patricia.
Residentes de Boca de Pascuales, en el estado mexicano de Colima fueron evacuadas ante el arribo del huracán Patricia.

Según el Centro de Huracanes de Estados Unidos (NHC), Patricia llegó por la noche al nivel más alto de 5 grados en la categoría de Saffir Simpson con vientos sostenidos de 295 km/h.

Se prevé que Patricia sea todavía un "huracán de categoría 5 extremadamente peligroso" cuando golpee la costa, añadió el NHC en un boletín.

Se espera que el huracán, que se desplaza a 17 km/h, toque tierra en la tarde-noche del viernes en el balneario turístico de Puerto Vallarta en el estado de Jalisco, cerca del vecino Colima, dijo en conferencia de prensa Roberto Ramírez de la Parra, director de la Comisión Nacional del Agua.

En Manzanillo, en el estado de Colima, empezó a llover en la noche y algunos negocios taparon sus ventanas con láminas de madera.

"Más vale prevenir que lamentar, los huracanes son impredecibles", dijo Enrique Esparza, gerente de la mueblería El Gran Mueble, cuyo negocio está a 200 metros del mar.

Pero los negocios vecinos no se habían protegido más que poniendo alguna que otra cinta adhesiva en los cristales, tal vez "por falta de cultura" en prevención de desastres naturales, dijo Esparza.

Rosa Elba Figueroa, una ama de casa, salía de un supermercado con víveres en anticipación al huracán, incluyendo atún, leche en polvo, pan, agua y pilas.

"Sí nos sentimos preocupados y aunque no pegue directamente aquí traerá mucha lluvia y mucho viento", dijo Figueroa.

"Ahorita vamos corriendo a la casa a poner madera y cintas en la ventana", concluyó.

En algunas comunidades más vulnerables empezaron las evacuaciones.

En la pequeña comunidad playera de Boca de Pascuales, unas 70 personas fueron trasladas por las autoridades a un albergue mientras que otras 30 se fueron a casas de familiares.

José María Tapia Franco, director del Fondo Nacional de Desastres, dijo que la población vulnerable es de unos 400.000 habitantes pero que las evacuaciones se realizarán de acuerdo a las valoraciones que hagan las autoridades.

Información actualizada a las 12:10 a. m.

Etiquetado como: