Presuntos cobros fueron hechos a hondureños inmigrantes

 10 febrero, 2014

Tegucigalpa

El gobierno de Honduras suspendió el lunes a ocho cónsules en Estados Unidos para investigar su participación en supuestos cobros fraudulentos a cambio de documentos de identidad después de que la prensa hondureña denunció las supuestas irregularidades.

Los diplomáticos que fueron separados de sus cargos por orden directa del presidente de la República, Juan Orlando Hernández, son los cónsules en Atlanta, Chicago, Dallas, Houston, Los Ángeles, Miami, Nueva York y Nueva Orleans.

La medida fue anunciada en un comunicado firmado por el ministro de la presidencia, Reinaldo Sánchez.

“A raíz de las denuncias formuladas por distintos medios de comunicación sobre la emisión ilegal de identificaciones personales por parte de varios consulados de Honduras en Estados Unidos, el presidente Juan Orlando Hernández ordenó una investigación”, expresa el comunicado.

Juan Orlando Hernández, del Partido Nacional, asume como presidente de Honduras
Juan Orlando Hernández, del Partido Nacional, asume como presidente de Honduras

El ministro de la presidencia agregó que la investigación comenzará de inmediato.

El sábado pasado la cancillería hondureña anunció que los llamados “carnés consulares” que los consulados de Honduras emitían en Estados Unidos no son prueba alguna de que la persona que los porte es un ciudadano hondureño.

La prensa local publicó testimonios y documentos que denunciaban que se cobraban hasta $50 por la emisión de esos carnés a hondureños que viven en Estados Unidos, independientemente de su situación migratoria.

El comunicado agrega que los documentos emitidos al margen de la ley no son válidos y que los responsables de su emisión están sujetos a sanción.

La emisión de documentos de identidad para los hondureños que viven en Estados Unidos se debe a la cantidad de ciudadanos de ese país centroamericano que habita en Estados Unidos.

En el 2013 el gobierno norteamericano repatrió a casi 36.000 hondureños.

Se estima que casi un millón de catrachos viven en Estados Unidos.