4 agosto, 2014

Nueva York

Un hombre fue ingresado el lunes en el hospital Mount Sinai de Nueva York con síntomas similares a los del ébola y era objeto de análisis para saber si resultó infectado con el virus, indicó la oficina de prensa del centro médico.

"En las primeras horas de la mañana del lunes 4 de agosto un paciente con fiebre alta y síntomas gastrointestinales se presentó en el departamento de urgencias del hospital Mount Sinaí de la Ciudad de Nueva York ", afirmó el centro médico en un comunicado enviado a la AFP.

"El paciente había viajado recientemente a un país de África Occidental donde se había informado de ébola. Ha sido colocado en estricto aislamiento y es objeto de estudios médicos para determinar las razones de sus síntomas", agregó.

Desde el 1º de agosto, 887 personas murieron en África Occidental por este último brote de ébola, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Desde su aparición en 1976, este virus mató a las dos terceras partes de los infectados.

Dos estadounidenses, un médico y una misionera que trabajaban en Liberia resultaron infectados con el virus recientemente.

Trabajadores de la salud de Liberia llevan a enterrar a una mujer que murió a causa del virus del ébola, en el centro de aislamiento en Foya, condado de Lofa. El personal médico debe lidiar con el agotamiento, la escasez de personal y de suministros, más el temor real de contagio. | EFE
Trabajadores de la salud de Liberia llevan a enterrar a una mujer que murió a causa del virus del ébola, en el centro de aislamiento en Foya, condado de Lofa. El personal médico debe lidiar con el agotamiento, la escasez de personal y de suministros, más el temor real de contagio. | EFE

El médico Kent Brantly fue repatriado el sábado a Estados Unidos y la misionera Nancy Writebol, que trabajaba con él, será trasladada el martes en el mismo avión sanitario.

La enfermedad es relativamente difícil de contraer y el virus de por sí no es muy resistente, ya que puede combatirse con jabón y agua caliente. Para transmitirse, el virus necesita el contacto con fluidos corporales: sangre, vómitos, saliva, sudor o excrementos.

A pesar de la ausencia de una vacuna, las curas -hidratación, paracetamol contra la fiebre y antibióticos para las posibles infecciones- pueden ayudar a vencer al virus, cuya tasa de mortalidad varía entre 25 y 90%.

Etiquetado como: