7 noviembre, 2016
Barack Obama acompañó a Hillary Clinton en un acto en Filadelfia.
Barack Obama acompañó a Hillary Clinton en un acto en Filadelfia.

Filadelfia, Estados Unidos

Hillary Clinton ofreció este lunes una espectacular demostración de fuerza a horas de las elecciones presidenciales de este martes en Estados Unidos.

La candidata demócrata compartió escenario con el mandatario Barack Obama, su esposa Michelle, su marido Bill Clinton y varios astros de rock.

En uno de sus últimos actos en esta campaña, Clinton logró reunir más de 30.000 personas en Filadelfia, en un escenario por el que inicialmente desfilaron Bruce Springsteen y Jon Bon Jovi.

El plato fuerte; sin embargo, quedó a cargo de Obama, en el que será uno de los últimos discursos de su presidencia, quien emocionó a la multitud con un apasionado llamado a defender los avances de sus ocho años de gobierno conduciendo a Clinton a la Casa Blanca.

"Les apuesto que Estados Unidos va a rechazar la política del resentimiento y elegir una política que dice que unidos somos más fuertes. Les apuesto que mañana ustedes van a rechazar el miedo y elegir la esperanza", afirmó Obama, quien habló desde detrás de un vidrio a prueba de balas.

Al rememorar su propia campaña presidencial del 2008, Obama dijo que "ustedes me dieron una oportunidad. Un tipo flaquito con un nombre medio extraño... Y en estos ocho años he visto cuanto ustedes han trabajado duro por los valores que enseñamos a nuestros niños".

Por su parte, Clinton mencionó que los estadounidenses que vayan a las urnas este martes tendrá por delante una opción entre la "división y la unidad".

"Como el presidente les ha dicho, la opción es clara en esta elección. La opción entre la división y la unidad, entre una economía que funciona para todos o solo para aquéllos que están en la cima", expresó la exsecretaria de Estado.

En otro momento de su discurso, Clinton calificó a su adversario conservador, el millonario Donald Trump, como "una bala perdida que pondrá todo en riesgo".

"No se equivoquen, nuestros valores están siendo puestos a prueba en esta elección. Conocemos a mi adversario y la pregunta ahora es qué tipo de país queremos", señaló.

Obama utilizó un atril con el escudo oficial de la presidencia estadounidense para pronunciar su discurso. Cuando tocó el turno de Clinton de hacer uso de la palabra, el atril se mantuvo en el lugar, en un quiebre del protocolo, aparentemente, planeado cuidadosamente.