1 febrero, 2016
El senador socialista Bernie Sanders estrecha diferencias con la exsecretaria de Estado de EE.UU. Hillary Clinton en la lucha por la nominación demócrata en el estado de Iowa donde, con el 50 % de los recintos electorales escrutados.
El senador socialista Bernie Sanders estrecha diferencias con la exsecretaria de Estado de EE.UU. Hillary Clinton en la lucha por la nominación demócrata en el estado de Iowa donde, con el 50 % de los recintos electorales escrutados.

Des Moines, Iowa

El senador socialista Bernie Sanders estrecha diferencias con la exsecretaria de Estado de EE.UU. Hillary Clinton en la lucha por la nominación demócrata en el estado de Iowa donde, con el 50 % de los recintos electorales escrutados, la favorita solo le aventaja por menos de tres puntos.

Según datos del diario The Des Moines Register, Clinton lleva un 51,25 % de los apoyos con la mitad de los votos escrutados de los asistentes a los caucus, o asamblea partidista, mientras que Sanders logra un 48,28 % de los apoyos, una diferencia menor a la que se ha registrado en otros momentos de la noche, cuando la exprimera dama ha llegado a desmarcarse por 6 puntos.

El tercer contendiente demócrata en fila, el exgobernador de Maryland Martin O'Malley, lograba un 0,45 % de los apoyos en los caucus de Iowa por la candidatura a la Presidencia de EE.UU.

Se espera que Sanders logre resultados especialmente buenos entre los jóvenes y aquellas personas que participan en la asamblea por primera vez, mientras que la fortaleza de Clinton está en los asistentes veteranos a estos eventos.

Iowa, un estado de poco más de tres millones de habitantes, resulta clave para Sanders, ya que de ganar aquí y en las primarias que se celebrarán dentro de una semana en New Hampshire, el senador, autoproclamado socialista, se convertiría en un serio aspirante a ser el nominado demócrata a la Casa Blanca.

Frente a esto, de resultar derrotado en uno de los dos estados, o incluso en los dos, su campaña perdería mucho fuelle y volvería a planear sobre Hillary Clinton el cartel de nominada casi inevitable, algo que en las últimas semanas había empezado a quedar en duda.