Administración presentó recurso un día después de que se suspendió orden

 5 febrero

Washington

El gobierno de Donald Trump apeló este sábado la decisión del juez federal que bloqueó el decreto antiinmigración del presidente estadounidense abriendo una batalla jurídico-política que apenas empieza.

La apelación llega un día después de que un juez federal ordenara el cese temporal al decreto de Trump en todo el país. Tras la orden judicial, el Departamento de Seguridad Interior suspendió todas las acciones de implementación del decreto del Gobierno.

El Departamento de Justicia no quiso hacer comentarios sobre la apelación "más allá de la presentación por ahora" en un correo a la AFP

Estados Unidos reabrió este sábado sus fronteras a las personas provenientes de siete países musulmanes luego de la decisión judicial que bloqueó el decreto migratorio firmado por el presidente Trump.

El juez federal de Seattle, James Robart, emitió el viernes a la noche una orden temporaria aplicable al conjunto del territorio estadounidense mientras examina una demanda elevada el lunes por el ministro de Justicia del Estado de Washington, lo que provocó la ira del nuevo mandatario estadounidense.

"La opinión de este supuesto juez, que en definitiva priva a nuestro país de su policía, es ridícula y será revertida", advirtió Trump en una serie de tuits la mañana del sábado.

"Cuando un país ya no tiene capacidad de decir quién puede entrar y salir, sobre todo por razones de seguridad, hay grandes problemas", señaló más tarde en otro tuit desde su residencia de Mar a Lago, en Florida.

En un mensaje adicional a través de la red social, que se convirtió en su principal medio de comunicación, Trump estimó "interesante que algunos países de Medio Oriente" estén de acuerdo con su decreto. "Saben que si algunas personas son admitidas (en Estados Unidos) habrá muerte", escribió.

Miles de personas se reunieron en Denver este sábado para manifestarse en apoyo a la comunidad musulmana y protestar contra la orden ejecutiva del presidente Donald Trump de prohibir temporalmente a algunos refugiados de siete países mayormente musulmanes.
Miles de personas se reunieron en Denver este sábado para manifestarse en apoyo a la comunidad musulmana y protestar contra la orden ejecutiva del presidente Donald Trump de prohibir temporalmente a algunos refugiados de siete países mayormente musulmanes.

La orden ejecutiva de Trump, que se encontraba en vigencia desde hace una semana, buscaba impedir la entrada de los ciudadanos de Irán, Irak, Libia, Somalia, Sudán, Siria y Yemen durante 90 días. También bloqueaba el programa de acogida de refugiados durante 120 días, y de forma indefinida en el caso de los sirios.

En pausa

Tras la resolución del juez Robart, el Departamento de Seguridad Interior afirmó a la AFP que "suspendió todas las acciones de implementación" del decreto del Gobierno.

Los controles en las fronteras, precisó Gillian Christensen, vocero de esa cartera, volverán a aplicarse según "los procedimientos habituales" hasta nueva orden.

El Departamento de Estado suspendió a su vez este sábado la revocación de unas 60.000 visas. "Los individuos que tengan visas que no fueran físicamente canceladas pueden viajar ahora si su visa es válida", señaló un vocero de la Cancillería estadounidense.

La demanda elevada el lunes pasado por el ministro de Justicia del estado de Washington, Bob Ferguson, estimaba que el decreto gubernamental viola los derechos constitucionales de los inmigrantes al tomar como blanco a los musulmanes.

En paralelo, de Londres a Nueva York, pasando por Berlín y París, miles de personas manifestaron de nuevo este sábado contra el decreto antiinmigración del presidente.