Las autoridades tienen 96 horas para seguir investigando y definir si les presentan cargos o los ponen en libertad

 14 julio, 2015

México.

Las autoridades mexicanas que investigan la fuga del capo narcotraficante Joaquín "El Chapo" Guzmán decidieron este martes retener a 22 empleados de la cárcel de máxima seguridad en la que estaba detenido por las sospechas de que colaboraron en su huida.

Al cumplirse la tercera jornada de intensa búsqueda de Guzmán, líder del cártel de Sinaloa, la Fiscalía General decidió liberar a 12 de los 34 trabajadores del penal de El Altiplano que estaban siendo interrogados desde la fuga del sábado.

De los otros 22, "su situación jurídica ha cambiado a retenidos, esto quiere decir que el Ministerio Público presume alguna participación" en la huida, dijo una fuente de la Fiscalía General.

Ahora, las autoridades tienen 96 horas para seguir investigando y definir si les presentan cargos o los ponen también en libertad.

El secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, reconoció este lunes que Guzmán "tuvo que haber contado con la complicidad de personal o funcionarios" de El Altiplano, donde fue encarcelado tras su detención en febrero de 2014.

La fuente de la Fiscalía no detalló si el director de la prisión, quien fue destituido el lunes, está entre los empleados liberados o retenidos.

Guzmán, que portaba un brazalete de monitoreo y estaba vigilado con cámaras las 24 horas, se escabulló por un orificio oculto en su ducha, que conducía a un sofisticado túnel de 1,5 kilómetros de longitud y desembocaba en una precaria construcción en los alrededores del penal, cuyo propietario está también siendo interrogado.

infografia
En su intento por reconstruir esta fuga que ha tenido impacto mundial, las autoridades han tomado declaración a 17 internos de la prisión, situada a 90 kilómetros de la capital y considerada la más segura del país; a dos abogados del narcotraficante y a personas que lo visitaron, aunque todavía no han hecho ninguna acusación.

Osorio Chong explicó este lunes que, "por razones de derechos humanos y respeto a la intimidad", la videovigilancia del narcotraficante tenía "dos puntos ciegos" que fueron aprovechados para su escape.

Esta es la segunda vez desde 2001 que Guzmán logra escapar de una cárcel de máxima seguridad, un humillante revés para el presidente Enrique Peña Nieto, que tenía en la captura de "El Chapo " su mayor logro en la lucha antidrogas.

En medio de la indignación desatada en México, el Congreso federal acordó este mismo martes citar a Osorio Chong y a otros altos funcionarios de seguridad para que den explicaciones sobre la fuga de "El Chapo", quien vuelve a ser uno los hombres más buscados del mundo.

Fuerzas de seguridad mantienen la cacería del escurridizo capo en una decena de céntricos estados y también se pidió apoyo de la Interpol para activar alertas en un centenar de países.

El lunes, Osorio Chong aseguró que "no habrá impunidad" para los funcionarios que le habrían ayudado a escapar y recalcó que "no habrá tregua" en los esfuerzos del gobierno por recapturar a este "enemigo de la sociedad" mexicana.

"El Chapo", uno de los narcotraficantes más poderosos del planeta, lideró durante años sangrientas batallas contra cárteles rivales para dominar las rutas de tráfico de droga a Estados Unidos y los mercados locales de consumo.

El gobierno mexicano ofreció una recompensa de $3,8 millones, el doble de las decretadas para los criminales más buscados, por información que conduzca a la recaptura de "El Chapo".