Se realizará hoy

 25 agosto, 2014
Dos tercios de la población de Ferguson son afroamericanos
Dos tercios de la población de Ferguson son afroamericanos

Miles de personas se esperan este lunes el funeral público de Michael Brown, el joven negro asesinado por un policía blanco en Fergurson, Misuri, dos semanas después de una muerte que reavivó las tensiones raciales latentes en Estados Unidos.

En momentos en que la calma parece haberse restablecido en este pequeño suburbio de Saint Louis tras días de violentos enfrentamientos, se prevé la realización de una ceremonia bajo fuerte vigilancia en la iglesia bautista Friendly Temple Missionary, que puede acoger a 5.000 fieles.

El joven de 18 años, abatido a plena luz del día por un policía el 9 de agosto, será luego enterrado en presencia de su familia en el cementerio St. Peters de Saint Louis.

Brown, quien estaba a punto de iniciar sus estudios superiores, salía sin portar ninguna arma de una tienda de licores de Ferguson donde acababa de robar una caja de cigarros cuando fue asesinado por el oficial de policía Darren Wilson.

Las versiones de la policía y de varios testigos difieren. Para algunos, Brown intentó quitarle el arma al policía que entonces le disparó. Para otros, incluido un amigo que lo acompañaba, tenía las manos arriba.

Según la autopsia realizada por la familia y el Departamento de Justicia estadounidense, el joven recibió al menos seis disparos.

El domingo, en medio de un calor sofocante, unos 400 manifestantes -buena parte negros- se reunieron para recordar al difunto. La mayoría de ellos llevaba camisetas emblemáticas del movimiento "Manos arriba, no dispare". Estaban presentes los padres de Brown y el padre de Trayvon Martin, otro joven negro abatido en 2012 por un vigilante barrial en Florida.

Se espera que al funeral asistan varias personalidades nacionales, incluido el líder de los derechos civiles Al Sharpton.

"Debemos convertir este momento en un movimiento (...) hacia la búsqueda de soluciones, cómo manejamos la agresividad policial ante lo que se consideran crímenes menores. Eso va de Ferguson a Staten Island, Nueva York", declaró a la NBC el pastor negro la víspera del funeral.

Sharpton hizo alusión de esta manera al caso de un padre de familia negro, Eric Garner, que murió el 17 de julio luego de ser derribado al suelo y maltratado por policías en Staten Island cuando resistió su arresto. Su muerte generó gran conmoción en Nueva York, donde miles de personas se manifestaron el sábado, convocados por la asociación presidida por Sharpton.

Dos semanas después de lo sucedido en Nueva York, la muerte de Brown se convirtió en el símbolo de la reaparición de las tensiones raciales, desatando disturbios sin precedentes en los últimos años que se saldaron con unas 60 detenciones.

Un gran jurado del condado de Saint Louis deberá decidir si procesar al agente de policía de 28 años responsable de la muerte, quien fue suspendido de sus funciones desde los hechos.

El gobernador de Misuri, Jay Nixon, dijo el domingo a CNN sentirse "confiado" en que con una "doble investigación" nacional y local llevada adelante "con gran transparencia", "se hará justicia".

Durante los violentos enfrentamientos que tuvieron lugar los últimos días en Ferguson, la policía utilizó fusiles de asalto M-4, granadas y tanques.

El presidente Barack Obama envió allí al secretario de Justicia, Eric Holder, uno de los pocos negros que forman parte de su gobierno, quien recorrió las calles en un intento de sanar las heridas de una comunidad desgarrada por la violencia.

En este marco, Obama también ordenó una investigación sobre la controvertida transferencia de equipamientos militares a las fuerzas policiales.

Etiquetado como: