La acusan de permitir la operación del cartel mexicano de los Zetas a cambio de dinero y regalos

 15 junio
Roxana Baldetti, exvicepresidenta de Guatemala.
Roxana Baldetti, exvicepresidenta de Guatemala.

Ciudad de Guatemala

La exvicepresidenta de Guatemala Roxana Baldetti (2012-2015), presa por corrupción, aceptó este jueves ser extraditada a Estados Unidos para enfrentar cargos de narcotráfico, aunque insistió en que es inocente de las acusaciones.

"Acepto mi extradición. Acepto el proceso de extradición para solventar mi situación jurídica en Estados Unidos porque soy inocente y espero que se haga justicia", señaló Baldetti durante una audiencia en un tribunal que ventila el pedido de las autoridades estadounidenses.

La exvicepresidenta hizo la declaración vía videoconferencia desde una prisión para mujeres en el norte de la capital, donde permanece recluida como lo pidieron sus abogados por motivos de seguridad.

La semana pasada, la Cancillería guatemalteca reveló que Estados Unidos envió la solicitud de extradición de Baldetti por los delitos de asociación delictiva y conspiración para el tráfico de drogas.

De acuerdo a la prensa local, que divulgó datos de la acusación, Baldetti amparó la operación del cártel mexicano de los Zetas en Guatemala.

"Según la sindicación del Gobierno de los Estados Unidos, la investigación reveló que la exvicepresidenta aceptó dinero y regalos de traficantes de droga (...) a cambio de permitir que operaran sin restricción alguna", precisaron por su lado fiscales durante la audiencia en el Tribunal Quinto de Sentencia Penal.

La acusación contra Baldetti, planteada por la Justicia del Distrito de Columbia (Washington), se dio a conocer el 24 de febrero, cuando fue acusado de narcotráfico el exministro del Interior Mauricio López, también en prisión por corrupción, aunque no ha sido pedido en extradición.

Alega persecución. Pese a que aceptó la extradición, Baldetti señaló que el proceso en su contra es una "persecución de poderes oscuros".

"Tengo más de 20 años de ser política en este país y seguramente yo dejé muchos enemigos en el camino, y esta extradición solo la puedo ver como una venganza de las cosas que hice como política correcta durante el tiempo que me desempeñé como diputada y vicepresidenta", agregó.

Baldetti renunció a la vicepresidencia en mayo del 2015, tras una investigación reveló que ella y el entonces presidente Otto Pérez, quien dimitió en setiembre de ese año, lideraban una red que cobraba sobornos a empresarios para evadir impuestos aduaneros.

Según la Fiscalía, Baldetti debe solventar todas las acusaciones que se acumulan en su contra en Guatemala para poder ser extraditada.