La primera noche del toque de queda terminó con una persona herida y siete detenidos

 17 agosto, 2014
La policía utilizó gases lacrimógenos para dispersar a manifestantes por la muerte de Michael Brown.
La policía utilizó gases lacrimógenos para dispersar a manifestantes por la muerte de Michael Brown.

Ferguson, Estados Unidos

Las autoridades extendieron a este domingo por segunda noche consecutiva la vigencia del toque de queda en Ferguson , la ciudad del centro de Estados Unidos sacudida desde hace una semana por manifestaciones de protestas tras la muerte de un joven negro abatido por un policía.

El portavoz de la Policía del estado de Misuri, Al Nothum, indicó al periódico St-Louis Post Dispatch que el toque de queda "será extendido a una segunda noche".

Inicialmente el gobernador de Misuri Jay Nixon había decretado el toque de queda desde la medianoche del sábado hasta el amanecer de este domingo con el propósito de "mantener la paz" y permitir que se pueda investigar las controvertidas circunstancias en que murió Michael Brown, de 18 años, el pasado 9 de agosto a manos de un policía.

La primera noche del toque de queda terminó con una persona herida y siete detenidos, mientras la Policía usaba bombas de humo y disparaba gas lacrimógeno para dispersar a manifestantes que desafiaron la medida impuesta por el gobernador.

En tanto, la familia del muchacho convocó este domingo a una manifestación pacífica, que reunió a un pequeño grupo de personas rezaron tomados de la mano cerca del lugar donde Brown fue abatido.

"Perdonen, pero necesitamos respuestas sobre Michael Brown", señalaba una pancarta exhibida en el lugar. En la mañana el activista por los derechos civiles Al Sharpton encabezó una ceremonia religiosa. "Cuando un policía se equivoca debe asumir las consecuencias, como cualquier ciudadano", enfatizó.

La muerte de Brown a manos de un policía ha avivado el debate sobre el uso excesivo de la fuerza policial contra los afroamericanos y otras comunidades.

Etiquetado como: