20 septiembre, 2014

San Salvador. AFP. El exgobernante salvadoreño Francisco Flores, acusado de apropiarse de $15 millones donados por Taiwán , fue llevado ayer a prisión luego de que la Justicia revocó a el arresto domiciliario.

Fuertemente custodiado por agentes de élite de la Policía, el exjefe de Estado fue sacado de su casa –en una exclusiva zona residencial en el sector oeste de San Salvador– y trasladado en un carro policial hacia la División Antinarcóticos (DAN), en la zona este de la capital, donde acondicionaron una celda.

“Se ha ordenado el traslado a prisión del expresidente y en este caso es la Policía la que lo lleva a una celda en las instalaciones de la DAN”, expresó a la prensa el subdirector de la Policía Nacional Civil (PNC), Howard Cotto.

La televisión local mostró imágenes de Flores cuando, con rostro compungido y esposado, dejó su casa y era llevado del brazo por Cotto, quien lo acompañó hasta la sede policial donde guardará prisión.

“Es una celda normal, sin nada especial y en donde el expresidente estará solo”, afirmó Cotto.

El jueves, la Cámara Primera de lo Penal revocó la resolución del juez primero de instrucción, Levis Orellana, que el 5 de setiembre dictó arresto domiciliario al exgobernante, mientras se desarrolla el proceso por las acusaciones.

Sin embargo, tanto la Fiscalía como una organización civil contra la corrupción apelaron el arresto ante la cámara penal.

El 5 de setiembre, Flores se presentó de forma voluntaria ante el Tribunal Primero de Instrucción por los delitos de corrupción que le imputa la Fiscalía.