29 febrero, 2016
Trump firmaba autógrafos el domingo en Millington, Tenesí. | AFP
Trump firmaba autógrafos el domingo en Millington, Tenesí. | AFP

Washington. EFE. No votar por Donald Trump sería “traicionar nuestra herencia”. Así argumentó esta semana David Duke, antiguo líder del grupo supremacista blanco Ku Klux Klan (KKK), su apoyo al magnate inmobiliario en su carrera hacia la Casa Blanca, pese a que el propio multimillonario lo ha rechazado.

Duke, quien fue el guía de los Caballeros del Ku Klux Klan en Estados Unidos, insistió a sus seguidores para que dieran su voto a Trump y les pidió que incluso se alistaran como voluntarios para su campaña, porque encontrarían afinidades.

“Están pidiendo a gritos voluntarios –instó Duke en un discurso dirigido a los simpatizantes del KKK–. Vayan allí, conocerán a personas con la misma mentalidad que ustedes”.

“No estoy diciendo que esté de acuerdo con todo lo relacionado con Trump. De hecho, yo no lo habría apoyado formalmente. Pero sí apoyo su candidatura, y sostengo votar por él como una acción estratégica. Espero que haga todo lo que esperamos de él”, reiteró el líder supremacista, quien ya había mostrado sus simpatías por Trump en el pasado verano.

Su reiterada retórica antiinmigrante, la promesa de construir un muro en la frontera con México y su propuesta de prohibir la entrada a Estados Unidos a los musulmanes , le ha granjeado gran cantidad de adeptos entre las agrupaciones más xenófobas.

Consultado por la prensa, Donald Trump alegó no tener conocimiento de que el antiguo líder del KKK hubiera mostrado su simpatía hacia él y declinó cualquier acercamiento.

“No sabía siquiera que me había apoyado. ¿David Duke me ha respaldado? Lo rechazo, de acuerdo”, respondió, sin más rodeos, el magnate del sector inmobiliario.

Coincidiendo con estas declaraciones, un grupo de acción política alineado con el nacionalismo blanco anunció también su respaldo al aspirante republicano.

En diciembre, Rocky Suhayda, el líder del Partido Nazi Estadounidense , aplaudió el plan del precandidato presidencial republicano para impedir que los fieles del islam pisaran suelo estadounidense.

Y Andrew Anglin, editor de la página web neonazi The Daily Stormer , escribió un texto titulado Heil Donald Trump, el último salvador , en apoyo a esa propuesta.

Al final de su artículo, no contento con su guiño a Hitler, Anglin concluyó parafraseando al propio magnate: Make America White Again! (“Vuelve a hacer blanco de nuevo a Estados Unidos”).

Además de prohibir la entrada a los musulmanes a raíz del tiroteo ocurrido el pasado diciembre en San Bernardino (California), atribuido a la radicalización yihadista de sus autores, Trump también instó a crear una base de datos para registrar a todos los musulmanes en EE.UU. después de los ataques ejecutados por el grupo yihadista Estado Islámico (EI) en París hace unos meses.

Y es que no son solo apoyos aislados. Una encuesta nacional publicada por el diario The New York Times halló que casi el 20% de los seguidores de Trump están en contra de la Proclamación de Emancipación , por la que se liberó a los esclavos del Sur durante la Guerra Civil.