La pena contra David Petraeus se conocerá en una semana

 3 marzo, 2015

Washington

El estadounidense renunció a dirigir la CIA en noviembre de 2012
El estadounidense renunció a dirigir la CIA en noviembre de 2012

El exdirector de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) David Petraeus se declarará culpable de "negligencia" en la filtración de documentos confidenciales entregados a su amante, anunció el martes el departamento de Justicia estadounidense.

Tres documentos judiciales, transmitidos a la AFP, fueron presentados ante un tribunal de Carolina del Norte, por "retiro y posesión no autorizada de documentos clasificados".

Estos documentos, firmados por David Petraeus, indican "que se declarará culpable de esa acusación", dijo un portavoz de la Justicia, Marc Raimondi.

"El acusado presentó voluntariamente un acuerdo para declararse culpable", se puede leer en uno de esos documentos, firmado el 22 de febrero por el acusado, sus dos abogados y tres fiscales federales.

Las partes se pusieron de acuerdo para recomendar una pena de dos años de prisión en suspenso y $40.000 de multa, según el acuerdo.

La pena no se conocerá antes de una semana.

De no haberse declarado culpable, el exmilitar hubiera podido ser condenado a seis años de prisión, cinco de los cuales en suspenso, por el cargo principal, con la posibilidad, según los criterios de recomendación del gobierno, de recibir con otros dos por obstrucción de la justicia y abuso de funciones.

Pero al declararse culpable, lo que hará formalmente ante el tribunal de Carolina del Norte, el general Petraeus reconoce la totalidad de los hechos registrados en las quince páginas adjuntadas al acuerdo.

El FBI había recomendado entablar juicio contra el exdirector de la CIA luego de que se encontraran documentos secretos en la computadora de su amante, Paula Broadwell, la biógrafa del general retirado con cuatro estrellas.

Petraeus aseguró desde el comienzo que los documentos descubiertos en el ordenador de Broadwell no ponían en peligro la seguridad nacional.

El estadounidense renunció a dirigir la CIA en noviembre de 2012 después de admitir que mantenía una relación extraconyugal con Broadwell desde 2011.

Etiquetado como: