2 agosto, 2016
El Ejército Popular norcoreano disparó desde la localidad de Wonsan, al sureste del país, seis misiles en marzo.
El Ejército Popular norcoreano disparó desde la localidad de Wonsan, al sureste del país, seis misiles en marzo.

Washington

Estados Unidos advirtió este martes que está listo para defenderse y proteger a sus aliados tras el ensayo de misil balístico lanzado hacia el mar de Japón por Corea del Norte.

"Estamos al tanto de los informes de que la RPDN (República Popular Democrática de Corea, nombre oficial de Corea del Norte) disparó misiles balísticos", dijo la vocera del Departamento de Estado, Anna Richey–Allen.

La funcionaria agregó que Washington condenaba firmemente el ensayo y otras pruebas recientes.

"Estamos preparados para trabajar con nuestros aliados y socios en el mundo para responder a ulteriores provocaciones de RPDC, así como para defendernos a nosotros y nuestros aliados de cualquier ataque o provocación", agregó.

Misil. Corea del Norte efectuó un lanzamiento de pruebas de un misil balístico en dirección al mar de Japón, indicó el Ministerio de Defensa surcoreano.

El misil fue lanzado desde las inmediaciones de la ciudad de Unyul 7:50 a. m. del miércoles (hora local), añadió la institución.

El ensayo se produjo dos semanas después del lanzamiento de tres misiles balísticos que, según Pyongyang, simulaban unos ataques nucleares preventivos contra puertos y aeródromos surcoreanos que albergan materiales militares estadounidenses.

Después del cuarto ensayo nuclear norcoreano el 6 de enero, seguido el 7 de febrero por el lanzamiento de un cohete considerado generalmente como una prueba de misil balístico disimulado, las tensiones no han dejado de agravarse en la península coreana.

Aunque las resoluciones de la ONU le prohíben todo programa nuclear o balístico, Corea del Norte avanza, según los expertos, en sus esfuerzos para poner a punto un misil intercontinental (ICBM) capaz de llevar el fuego nuclear hasta el continente americano.

Pyongyang amenazó el 11 de julio con una "acción física" contra un escudo antimisiles THAAD (Terminal High Altitude Area Defence) estadounidense que debe ser instalado en Corea del Sur y que Seúl considera vital para su seguridad nacional.

Washington y Seúl habían anunciado con anterioridad que habían llegado a un acuerdo sobre el despliegue del escudo antimisiles de aquí a fin de año, ante la multiplicación de las amenazas provenientes de Corea del Norte.

El secretario norteamericano de Estado, John Kerry, advirtió la semana pasada a Pyongyang de las "consecuencias reales" para sus programas nuclear y de misiles, amenazados por las sanciones internacionales.