2 noviembre, 2015
El canal de Nicaragua motivó protestas en el 2014. | AFP
El canal de Nicaragua motivó protestas en el 2014. | AFP

Managua

La empresa china HKND, a cargo del proyecto de canal interoceánico en Nicaragua, descartó este lunes que la iniciativa represente una amenaza para el lado de Nicaragua, la mayor fuente de agua dulce de Centroamérica, ante críticas de grupos ambientalistas que temen su destrucción.

"El canal no representa ninguna amenaza para el lago", afirmó el asesor principal de HK Nicaragua Development Investment (HKND), el australiano Bill Wild, en un artículo de opinión distribuido a la prensa.

Según Wild, "el lago enfrenta actualmente una reducción de sus niveles de agua a causa del manejo inadecuado de su cuenca y una severa contaminación. Sin el canal, el nivel y la calidad de agua del lago continuarán siendo objeto de graves impactos negativos".

Subrayó que el uso de tecnología de ingeniería probada ayudará a proteger la calidad del agua del depósito.

Expertos nicaragüenses calculan que el lago recibe alrededor de 50.000 toneladas diarias de sedimentos, basura, aguas residuales y desechos químicos.

Consecuencias. A juicio del ambientalista Jaime Incer, la contaminación que enfrenta actualmente el lago es controlable con un plan de manejo ambiental, y no se compara la destrucción que causaría la extracción de toneladas de sedimentos de su lecho.

Con el canal, "el lago se volverá un gran charco lodoso", el daño "será irreversible y se perderá la calidad del agua", requerida para atender en los próximos años las necesidades de la población cuando los ríos y fuentes subterráneas sufran las consecuencias del cambio climático, declaró Incer a la AFP.

Grupos ambientalistas, entre ellos el Centro Humboldt, también se oponen a los planes de la empresa china de usar al lago como parte de la ruta del canal de 276 km de largo entre el Pacífico y Atlántico de Nicaragua.

La consultora británica Environmental Resources Management (ERM), que realizó los estudios de impacto ambiental y social para HKND, determinó que el canal causará severos daños al medio ambiente si no se toman medidas de mitigación.

El Gobierno de Nicaragua otorgó en el 2013 a HKND, una concesión de 50 años, probables por 50 más, para operar el canal, cuya construcción tendrá un costo calculado en 50.000 millones de dólares.

Las obras principales del proyecto se iniciarán cuando concluyan los estudios complementarios recomendados por ERM.

Etiquetado como: