14 octubre, 2013

Los Ángeles. AFP. Parques y monumentos de Estados Unidos –entre ellos el Gran Cañón y la Estatua de la Libertad– abrieron sus puertas temporalmente este fin de semana, tras un cierre de 11 días debido a la suspensión del financiamiento de servicios públicos.

Ayer por la mañana, una marea de turistas ansiosos hacían fila esperando los transbordadores que los llevarían a la Estatua de la Libertad. El monumento fue abierto nuevamente luego de que el estado de Nueva York aceptara costear por su cuenta unos $61.000 diarios de funcionamiento mientras se extienda el cierre parcial del gobierno.

También reanudaron sus operaciones el parque nacional de las Montañas Rocosas en Colorado (al oeste), el Gran Cañón en Arizona (suroeste) y ocho parques naturales de Utah (oeste).

Los estados donde se alojan estas atracciones turísticas aceptaron donar el dinero necesario para su funcionamiento por seis a 10 días, indicó el Servicio Nacional de Parques estadounidense.

Por su lado, el estado de California, sede de Yosemite –uno de los monumentos naturales más espectaculares– indicó que no puede darse el lujo de pagar.

Debido a la falta de acuerdo sobre el presupuesto en el Congreso, el Departamento del Interior fue forzado a cerrar todos los parques nacionales (que se financian con fondos federales) el 1 de octubre y enviar a vacaciones sin sueldo a 20.000 empleados públicos, además de arruinar los planes de innumerables turistas.