6 septiembre, 2015
Al fondo uno de los bomberos de la brigada contra el fuego en California, cerca del Lago Hume en el centro de Sierra Nevada, donde se produjo uno de los incendios más recientes.
Al fondo uno de los bomberos de la brigada contra el fuego en California, cerca del Lago Hume en el centro de Sierra Nevada, donde se produjo uno de los incendios más recientes.

Los Angeles

Los descontrolados incendios forestales que martirizan a Estados Unidos desde hace unos meses han ocasionado una hemorragia económica que se aproxima peligrosamente a los 1.600 millones de dólares.

Solo la semana pasada, las autoridades desembolsaron el récord de 243 millones de dólares para combatir los fuegos, avivados por las altas temperaturas del verano boreal, según datos facilitados por la portavoz del Servicio Forestal, Jennifer Jones.

"La temporada ha sido trágica este año con la muerte de siete bomberos", lamentó el secretario de Agricultura, Tom Vilsack, citado por el diario USA Today. Actualmente hay 24.000 bomberos movilizados en todo el país.

Además, "está siendo un año récord" en el ámbito económico porque más de la mitad del presupuesto del Servicio Forestal ha sido gastado en los trabajos de extinción, precisó.

Las autoridades han empleado 1.230 millones de dólares en lo que va de año, pero la temporada de siniestros está lejos de terminar, por lo que no descartan alcanzar o superar los 1.650 millones.

Washington, Oregón y California, situados a lo largo de la costa oeste, y Alaska, en el noroeste, han sido los estados más afectados. Idaho, Montana, Nevada y Colorado (oeste) también han durante golpeados.

La Interagencia Nacional de Lucha contra Incendios (NIFC) contempla la posibilidad de superar este año los 40.000 km2 de superficie calcinada, un récord de 2006, ante las decenas de incendios que no han sido controlados todavía.

Por ahora se han contabilizado 36.000 km2 de terreno abrasado, más de la mitad en Alaska.