4 agosto, 2013

Washington. EFE. Estados Unidos interceptó comunicaciones electrónicas entre agentes de alto rango de al-Qaeda sobre ataques contra sus intereses en Oriente Medio y el Norte de África, y su análisis llevó a emitir una alerta de viaje a sus ciudadanos, según publicó ayer The New York Times.

El diario cita a funcionarios estadounidenses y afirma que esas comunicaciones fueron recogidas por las agencias de inteligencia, se analizaron esta semana y se compartieron con la CIA, el Departamento de Estado y la Casa Blanca.

Los miembros del Congreso también han recibido informes clasificados sobre el asunto.

Un oficial vigilaba ayer alrededores embajada de EE. UU. en Yemen. | AFP.
Un oficial vigilaba ayer alrededores embajada de EE. UU. en Yemen. | AFP.

El análisis de esas interceptaciones llevó al Departamento de Estado a emitir el viernes una alerta mundial de viaje a los ciudadanos estadounidenses en la que advierte de “la posibilidad continua de ataques terroristas”, especialmente en Oriente Medio y el Norte de África, y que pueden ocurrir o proceder de la península Arábiga.

“La información actual sugiere que al-Qaeda y organizaciones afiliadas siguen planeando ataques terroristas” y que los “esfuerzos” para llevarlos a cabo podrían centrarse “en el periodo entre ahora y finales de agosto”, fecha en la que vence la alerta.

Al mismo tiempo, según la última lista divulgada, el Departamento de Estado ha pedido a un total de 22 embajadas y consulados, la mayoría en países musulmanes, que permanezcan cerrados hoy, día laborable en esas naciones. Entre las embajadas y consulados afectados por dicho cierre figuran los de Argelia, Yemen, Arabia Saudí, Bangladés, Kuwait, Israel, Turquía, Egipto, Afganistán, Irak y Libia.

En ese contexto, hay una preocupación particular sobre la embajada estadounidense en Yemen.