Dice que deportará a tres millones de personas con estado migratorio irregular

 13 noviembre, 2016

Nueva York

Donald Trump deportará o encarcelará hasta tres millones de indocumentados apenas asuma el Gobierno de Estados Unidos, dijo en una entrevista que fue emitida la noche de este domingo.

La cadena CBS transmitió la primera entrevista televisiva con el empresario de 70 años, quien es objeto de protestas callejeras en las principales ciudades del país.

Millones de personas sintonizaron la entrevista en el programa 60 Minutes de CBS, en busca de pistas sobre cómo será su Gobierno y cuánto aplicará de la incendiaria retórica que utilizó durante la campaña.

En la entrevista, Trump mantuvo su promesa de doblegar a la inmigración ilegal.

"Lo que estamos haciendo es tomar a los criminales y a quienes tengan antecedentes criminales, pandilleros, traficantes de drogas (...) probablemente dos millones, incluso tres millones; los vamos a sacar del país o los vamos a encarcelar", dijo el mandatario electo.

La cifra de migrantes indocumentados en Estados Unidos se estima en 11 millones, la mayoría mexicanos, centroamericanos y sudamericanos instalados desde hace años en el país.

El mandatario Barack Obama ha deportado al menos 2,5 millones de migrantes durante sus dos administraciones.

Por su parte, el presidente republicano de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, dio declaraciones opuestas a la postura de Trump: "No estamos planeando formar una fuerza de deportación. Donald Trump no está planeando eso", dijo Ryan.

Trump hizo de la seguridad en la frontera con México uno de los puntos centrales de su campaña electoral.

Miles de personas se manifestaron este domingo contra la elección de Donald Trump, incluyendo grupos pro-inmigrantes, en la ciudad de Nueva York.
Miles de personas se manifestaron este domingo contra la elección de Donald Trump, incluyendo grupos pro-inmigrantes, en la ciudad de Nueva York.

Durante la entrevista a CBS indicó que el muro fronterizo que prometió no necesariamente será solo de ladrillos.

"Podría haber vallas", afirmó Trump. "Pero para ciertas partes, un muro es más apropiado", agregó.

Hace unos días, Newt Gingrich, una de las principales figuras en torno a Trump , había arrojado un manto de duda sobre si el mandatario electo obligará a México a pagar el muro.

"Dedicará mucho tiempo a controlar la frontera. Tal vez no gaste demasiado tiempo intentando que México pague por ello, pero fue una gran estrategia de campaña", dijo Gingrich según The Washington Post.

Ahora el presidente electo enfrenta una gran tarea para designar a su gabinete y a cientos de altos funcionarios antes de su asunción el 20 de enero.

No obstante, este domingo despejó la incógnita acerca de quien será su jefe de gabinete en la Casa Blanca al designar a Reince Priebus, el presidente del Partido Republicano, para el cargo.

Mensaje tranquilizador

Mientras Trump confecciona el organigrama de su administración, decenas de miles de personas han salido desde la elección del martes a manifestarse en su contra en las principales ciudades del país, preocupadas de que ponga su virulenta retórica en práctica.

En la entrevista, Trump aseguró que esos manifestantes no tienen nada que temer."Yo les diría que no tengan miedo porque vamos a unir nuevamente a este país", adujo.

Asimismo, confirmó que renunciará a su salario como presidente de Estados Unidos de al menos $400.000 al año.

Foto de archivo del 10 de abril de 2016, en la cual una mujer lee un titular falso del periódico Boston Globe, donde se lee que las deportaciones están por iniciar.
Foto de archivo del 10 de abril de 2016, en la cual una mujer lee un titular falso del periódico Boston Globe, donde se lee que las deportaciones están por iniciar.

El mandatario electo, que posee una fortuna estimada en $3.700 millones –según la revista Forbes–, dijo que mientras ocupe la Casa Blanca recibirá el salario simbólico de un dólar al año, obligatorio por ley.

En la otra acera

Mientras tanto, los demócratas se han mostrado abatidos tras su derrota en una elección que nadie esperaba que perdieran. No obstante, prometieron oponerse a Trump, pese a que además de haber perdido la Casa Blanca, carecen de mayoría tanto en la Cámara de Representantes como en el Senado.

"Nuestra tarea ahora es hacerlo responsable", dijo Bernie Sanders, quien perdió la interna demócrata ante Hillary Clinton.

"Si el Sr. Trump tiene el coraje de enfrentarse a Wall Street, contra las farmacéuticas, (...) de tratar de avanzar para crear una vida mejor para la clase trabajadora, trabajaremos con él", indicó.

"Pero si su presidencia será sobre discriminación, si va a convertir a los inmigrantes o a los afroamericanos o a los musulmanes en chivos expiatorios, nos opondremos vigorosamente", aseveró Sanders.

Según una encuesta de ABC News y The Washington Post, un 74% de los estadounidenses considera legítima la elección de Trump.

No obstante, el sondeo muestra fuertes variaciones dependiendo del campo político: 99% de los partidarios del mandatario electo reconocen su victoria, algo que solo ocurre entre 58% de los seguidores de Clinton.