12 agosto, 2016
El candidato republicano a la presidencia, Donald Trump, ofrece un discurso durante el día de cierre de la Convención Nacional Republicana 2016.
El candidato republicano a la presidencia, Donald Trump, ofrece un discurso durante el día de cierre de la Convención Nacional Republicana 2016.

Washington

Donald Trump dio marcha atrás este viernes en su afirmación de que el presidente estadounidense, Barack Obama, y la candidata demócrata, Hillary Clinton, fundaron el grupo Estado Islámico (EI), diciendo que solamente estaba siendo sarcástico.

Como hace con frecuencia, el candidato presidencial republicano acusó a los medios de malinterpretar sus dichos.

En este caso tomó como blanco a la cadena CNN, aunque sus comentarios sobre el grupo yihadista y el presidente fueron reflejados por el espectro informativo.

Trump hizo la afirmación por primera vez el miércoles en un mitin en Florida y la reiteró en entrevistas concedidas el jueves.

El magnate inmobiliario parecía hacerse eco del argumento manejado por republicanos de que el retiro de las tropas estadounidenses de Irak, decidido por Obama cuando Clinton era su secretaria de Estado, creó un vacío que permitió la emergencia del EI y su expansión en Siria e Irak.

Pero Trump no explicó realmente qué quiso decir.

También dijo que considera que Clinton, su rival en la carrera a la Casa Blanca fue la co–fundadora del grupo Estado Islámico, acusación que la campaña demócrata calificó de ultrajante.

"Alguien que caiga tan bajo, con tanta frecuencia, nunca debería serle permitido servir como comandante en jefe", escribió Clinton en un tuit.

Trump no acostumbra retractarse por sus intempestivas acusaciones y afirmaciones y el mes pasado usó la misma defensa —que solo estaba siendo sarcástico— luego de sugerir un llamado a hackers rusos para que encontraran los correos electrónicos borrados que son el centro de la controversia que acosa a la campaña de Clinton.

Pero la semana pasada reconoció su error, algo raro en él.

Trump admitió el 5 de agosto que estaba equivocado al afirmar que había visto un video secreto iraní que mostraba la entrega a Teherán de $400 millones por la liberación de prisioneros estadounidenses.

Pero se considera que la ampliamente difundida filmación corresponde a la llegada de tres de cinco prisioneros estadounidenses liberados por Irán en enero pasado, que salen de un avión en Ginebra (Suiza).

En un tuit publicado el viernes pasado, Trump admitió que eso fue en realidad lo que vio.

Este viernes, más de 70 influyentes republicanos difundieron una carta pidiendo al partido que deje de gastar dinero en la campaña presidencial de Trump, para destinarlo a la contienda legislativa de noviembre.

"Creemos que las disensiones, imprudencias, incompetencia y el récord de impopularidad de Donald Trump arriesgan convertir esta elección en una avalancha demócrata", dice el borrador del texto de una carta al presidente del Comité Nacional Republicano, Reince Priebus, obtenido por el periódico Político.