Autoridades incautaron más de 50 armas de fuego, 6 kg de metanfetaminas, 40 kg de marihuana, pequeñas cantidades de cocaína y de heroína, $166.000 en efectivo y diez vehículos.

 1 mayo, 2014

Washington.

Más de 600 personas señaladas de pertenecer a pandillas, la mayoría de las cuales sospechosas de vincularse al grupo criminal de la mafia mexicana 'Sureños', fueron detenidas en una operación policial desplegada en todo el territorio estadounidense.

Los 638 individuos fueron detenidos en 179 ciudades entre el 12 de marzo y el 13 de abril durante la operación 'Project Southbound' (Proyecto Sur) del Departamento de Seguridad Interior y su agencia encargada de aduanas e inmigraciones (ICE), según un comunicado del departamento.

El grupo delictivo los 'Sureños', o 'Sur 13', es una pandilla callejera internacional que se ha diseminado en todo Estados Unidos desde el sur de California en centenares de pandillas asociadas, indicó el comunicado.

Tienen el 13 como símbolo, es decir, el número que ocupa la letra M en el alfabeto, por Mafia Mexicana.

Esta pandilla y sus grupos afiliados, sospechosos de innumerables delitos como asesinatos, extorsión, prostitución, tráfico de drogas y de seres humanos, ha crecido más velozmente que ninguna otra pandilla nacional, según informaron las autoridades.

La cuarta parte de los detenidos están acusados de pertenecer o ser cómplices de este grupo.

La operación policial permitió la detención de otras 119 personas sospechosas de otros crímenes y delitos.

"El Project Southbound es la operación más importante jamás llevada a cabo por ICE contra la pandilla de los Sureños", dijo el secretario adjunto del organismo, Thomas Winkowski.

"Esta pandilla reúne a más de 30.000 miembros en Estados Unidos y esta cifra va en aumento", agregó.

De los detenidos, 525 fueron inculpados por crímenes y delitos diversos, de los cuales siete eran buscados por asesinatos y cinco por violaciones. Unos 400 tenían antecedentes de crímenes violentos. De ellos, 255 eran extranjeros oriundos de 21 países de América Latina, Asia, África y el Caribe.

Entre los interrogados, Cesar Lisandro Anaya, de 27 años, es solicitado en su país, El Salvador, por asesinato, y nueve son miembros de la pandilla salvadoreña MS-13 (Mara Salvatrucha).

Los agentes incautaron además más de 50 armas de fuego, 6 kg de metanfetaminas, 40 kg de marihuana, pequeñas cantidades de cocaína y de heroína, 166.000 dólares en efectivo y diez vehículos.

La operación forma parte de un programa más amplio contra las pandillas desde 2005 y que ha permitido desde entonces el arresto de 33.000 personas, según el comunicado.