30 junio
Donald Trump, Presidente de Estados Unidos
Donald Trump, Presidente de Estados Unidos

Washington

La Cámara de Representantes aprobó este jueves dos leyes contra la inmigración ilegal, un tema prioritario para el presidente Donald Trump.

Uno de los proyectos de ley, si el Senado lo confirma, elevará hasta 10 años de cárcel la condena a los indocumentados que insistan en regresar a Estados Unidos luego de su deportación y el otro privaría de fondos federales a las autoproclamadas ciudades "santuario" que protegen a sus residentes de las autoridades federales de inmigración.

La medida contra las ciudades santuario fue aprobada con 228 votos, mientras que la que castiga a los deportados reincidentes tuvo el apoyo de 257 congresistas.

Trump, quien fustigó la inmigración ilegal durante su campaña electoral, elogió la aprobación de las iniciativas y exhortó al Senado a "salvar vidas de estadounidenses".

El mandatario se reunió el miércoles en la Casa Blanca con varias personas que perdieron a algún ser querido tras ser asesinado por personas que residían en ese momento sin permiso en el país.

"Oponerse a estas iniciativas, y permitir que los criminales peligrosos regresen a nuestras comunidades, nuestras escuelas y los vecindarios donde juegan nuestros niños, nos pone a todos en riesgo", manifestó Trump.

Una de las iniciativas de ley, llamada Ley de Kate, impondría condenas más duras a los deportados que regresan a Estados Unidos.

Lleva el nombre de Kathryn Steinle, de 32 años, muerta a tiros en el 2015 en San Francisco por un hombre que se encontraba sin autorización en Estados Unidos.

El otro proyecto prohibiría que estados y localidades que se nieguen a cooperar con las autoridades de inmigración reciban ciertas subvenciones de los departamentos de Justicia y de Seguridad Nacional, incluidas algunas relacionadas con la actividad policial y el combate al terrorismo.