Menores enfermos no reciben medicinas para tos ni diarrea; a las mujeres detenidas que están embarazadas las deportan rápidamente

 22 julio, 2014

ARTESIA, Nuevo México

Defensores de los inmigrantes, a quienes se permitió visitar un centro de detención en Nuevo México, dicen que varias inmigrantes se quejaron que sus hijos no están recibiendo atención médica adecuada y están deportando a personas antes que puedan entrevistarse con un abogado.

 Más de 100 niños bajo custodia de la Patrulla Fronteriza saldrán este fin de semana rumbo a un albergue en California desde Nogales, donde se encuentran recluidos en un almacén que aún recibirá más menores centroamericanos que ingresan por Texas a un ritmo estimado de 400 cada día.
Más de 100 niños bajo custodia de la Patrulla Fronteriza saldrán este fin de semana rumbo a un albergue en California desde Nogales, donde se encuentran recluidos en un almacén que aún recibirá más menores centroamericanos que ingresan por Texas a un ritmo estimado de 400 cada día.

Funcionarios del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas no han respondido sobre las alegaciones, similares a las de otros defensores que desde hace semanas han denunciado el trato recibido por las personas que cruzan la frontera ilegalmente para escapar a las pandillas de las drogas y la pobreza en Centroamérica.

Tannia Esparza, directora ejecutiva del grupo Young Women United, dice que las mujeres que visitó en Artesia este martes le dijeron que no han recibido medicinas para sus hijos con tos y diarrea.

Agregó que las mujeres le dijeron que las detenidas que están embarazadas las deportan rápidamente.

Esparza visitó el jueves el centro de detención de Artesia con representantes de otros grupo, entre ellos de la Unión Americana de Libertades Civiles y el Immigration Law Center de Nuevo México.

Etiquetado como: