5 junio, 2016
Vista de parte de la selva de Petén afectada por los incendios hoy domingo 5 de junio de 2016. Guatemala recuerda hoy el Día Mundial del Medioambiente entre incendios forestales que destruyen los bosques del departamento norteño de Petén, la contaminación de ríos y el tráfico de flora y fauna.
Vista de parte de la selva de Petén afectada por los incendios hoy domingo 5 de junio de 2016. Guatemala recuerda hoy el Día Mundial del Medioambiente entre incendios forestales que destruyen los bosques del departamento norteño de Petén, la contaminación de ríos y el tráfico de flora y fauna.

Petén, Guatemala

Funcionarios y ambientalistas de Guatemala denunciaron este domingo actividades del narcotráfico detrás de decenas de incendios forestales que desde enero han dañado unas 8.000 hectáreas en el selvático departamento de Petén, fronterizo con México y Belice.

"Hay presencia del narcotráfico, que cada día, en su afán por abarcar más áreas no le importa el hecho de echarle fuego al bosque o pagar a gente pobre para que lo haga", dijo Alma Polanco, directora del Consejo Nacional de Áreas Protegidas en Petén, departamento que se encuentra en estado de calamidad por los incendios forestales.

Entre enero y los primeros días de junio, los siniestros han consumido unas 12.000 hectáreas forestales a nivel nacional, pero la región más afectada es Petén, con 8.200 hectáreas.

El 75% de los incendios han sido reportados en la Reserva de la Biósfera Maya, una zona protegida que abarca 2,2 millones de hectáreas de bosque y que acoge sitios arqueológicos importantes como Tikal.

Polanco explicó que los grupos de narcotráfico queman bosques para hacerse de terrenos para la ganadería ilegal, así como la construcción de pistas de aterrizaje clandestinas, entre otras actividades ligadas al crimen organizado.

El sábado, el gobierno guatemalteco declaró el estado de calamidad en Petén para movilizar recursos a los bomberos forestales y recibir apoyo de la comunidad internacional con equipo especial, aunque la transición a la época lluviosa empezó a sofocar la mayoría de los focos de fuego.

Este domingo un helicóptero del ejército mexicano aterrizó en Petén para sumarse a las tareas para extinguir los incendios.

Luis Romero, ambientalista de la ONG Sociedad para la Conservación de la Vida Silvestre (WCS por sus siglas en inglés), reiteró que la mayoría de los incendios forestales en Petén son provocados por el narcotráfico, que busca la "extensión de territorio".

"Se está luchando y se están poniendo las denuncias respectivas por parte de las autoridades e iniciando los procesos de investigación, aunque por lo extenso del territorio es muy difícil poder alcanzar" a los grupos criminales, afirmó Romero.

El activista indicó que, aunque se contabilizan unas 8.000 hectáreas dañadas en Petén por el fuego, la magnitud de los incendios podría ser mayor, por lo que estarán realizando una evaluación para cuantificar el total del daño.

Las autoridades locales también atribuyen el origen de los incendios a las invasiones para asentamientos humanos y el cultivo de productos agrícolas.

Guatemala sufre la penetración de poderosos cárteles mexicanos que trafican droga con la ayuda de grupos locales y realizan operaciones de lavado de dinero, así como apropiaciones de territorio, entre otros ilícitos.

De acuerdo con datos del Ministerio del Interior, la captura de capos históricos en la última década ha provocado que el narcótrafico se reacomode y la estructura más fortalecida actualmente en Guatemala es el cártel de Sinaloa, del detenido Joaquín "Chapo" Guzmán.