Presidente Juan Orlando Hernández propone referendo sobre el asunto en el 2017

 24 enero, 2015
Diputados del Partido Libertad y Refundación (Libre) celebran el fracaso de la ratificación del rango constitucional para la Policía Militar. El plan lo rechazó ayer el Parlamento.
Diputados del Partido Libertad y Refundación (Libre) celebran el fracaso de la ratificación del rango constitucional para la Policía Militar. El plan lo rechazó ayer el Parlamento.

Tegucigalpa

El Congreso hondureño rechazó este sábado la reforma promovida por el presidente Juan Orlando Hernández de dar rango constitucional a la Policía Militar de Orden Público (PMOP), un tema que polariza a las fuerzas políticas del país centroamericano.

El mandatario creó el cuerpo de Policía Militar en el 2013, cuando era el líder del Congreso, y este la incluyó en la Constitución en enero del 2014, poco después de asumir la presidencia. Pero para que la norma tuviera efecto debía ser ratificada por una segunda legislatura.

En una tensa sesión legislativa, la iniciativa del mandatario no obtuvo los votos de los dos tercios de la cámara de diputados necesarios (86); solo 61 representantes votaron a favor del proyecto.

Inmediatamente después de la votación, Hernández compareció en televisión para anunciar que en las elecciones del 2017 someterá su proyecto a un plebiscito, donde el pueblo "diga si o no" a la ratificación de dar rango constitucional a la Policía Militar. De inmediato, planteó al Parlamento una iniciativa de ley para autorizar la consulta.

“Qué mejor forma para que el pueblo hondureño en un plebiscito diga sí o no a la Policía Militar en la Constitución de la República ” , expresó.

El expresidente derrocado y actual diputado opositor Manuel Zelaya consideró que la votación en el Congreso "ha sido una cachetada al capricho del presidente".

Con la ratificación de la reforma constitucional, el presidente Hernández pretendía que la Policía Militar quedara de forma permanente como una tercera unidad de seguridad, en forma paralela a las Fuerzas Armadas (de unos 12.000 hombres) y a la Policía Nacional (con 9.500 efectivos).

Dirigentes de las fuerzas opositoras habían acusado al mandatario de querer promover una policía personal que apoye sus intenciones de ser reelecto en la presidencia, en un país donde la Constitución prohíbe la reelección y dispone que las Fuerzas Armadas están obligadas a "garantizar la alternabilidad en el poder".

Hernández afirma que la Policía Militar ha sido la fuerza que llevó a poder disminuir la tasa de homicidios en el país, que estaba en 86 por cada 100.000 habitantes en el 2012, hasta los 66 cada 100.000 en el 2014.