Republicanos renunciaron a pedir contrapartidas a cambio de permitir votación

 11 febrero, 2014
El presidente estadounidense, Barack Obama, pronuncia su mensaje del Estado de la Unión ante una sesión conjunta de ambas cámaras del Congreso, anoche, en el Capitolio. | AFP
El presidente estadounidense, Barack Obama, pronuncia su mensaje del Estado de la Unión ante una sesión conjunta de ambas cámaras del Congreso, anoche, en el Capitolio. | AFP

Washington

La Cámara de Representantes de los Estados Unidos aprobó este martes elevar el techo de la deuda hasta el 15 de marzo del 2015, una medida que debe de ser todavía ratificada por el Senado para descartar definitivamente todo riesgo de suspensión de pagos.

La votación fue de 221 votos contra 201, gracias al apoyo casi total de los demócratas y de sólo 28 republicanos. El Congreso debe adoptar definitivamente el texto de aquí al 27 de febrero.

Los republicanos, que dominan la Cámara de Representantes, habían declarado este mismo martes su renuncia a exigir contrapartidas para elevar el techo de la deuda, un anuncio sorprendente similar a una capitulación frente al presidente Barack Obama.

Acorralados, dejaron que tuviera lugar el voto, aunque la inmensa mayoría de los republicanos votaron en contra.

El límite legal de la deuda, suspendido en octubre tras una dura batalla parlamentaria, fue reactivado el viernes hasta los $17,2 billones.

El Tesoro advirtió que no podría esperar más allá del 27 de febrero sin una nueva autorización para tomar préstamos por parte del Congreso: en ese momento se produciría la suspensión de pagos.

Al renunciar a la confrontación, los republicanos cierran un capítulo doloroso de los últimos tres años.

En cada sesión sobre el tema de la deuda insistieron en obtener concesiones para la reducción de los gastos en contra de la cuestionada reforma del sistema de salud de Barack Obama.

La bancada demócrata interpretó la actitud no obstruccionista de los republicanos como la única posible a la problemática de la deuda.

"Estados Unidos no tiene otra opción que pagar sus facturas", declaró el demócrata Steny Hoyer este martes, después del aval preliminar al proyecto.