20 mayo

A partir de 2010, Beijing sistemáticamente desmanteló los esfuerzos que en materia de espionaje realizó allí Estados Unidos, asesinando o encarcelando al menos a 18 informantes, según reportó el rotativo The New York Times.

El periódico, citando a diez funcionarios estadounidenses activos y retirados que hablaron con la condición de mantener el anonimato, aseguró que la actual situación en materia de inteligencia es una de las peores en décadas en ese país.

El periódico citó a a 10 funcionarios estadounidenses activos y retirados que hablaron con la condición de mantener el anonimato.
El periódico citó a a 10 funcionarios estadounidenses activos y retirados que hablaron con la condición de mantener el anonimato.

Los funcionarios no están seguros si Estados Unidos fue traicionado por un infiltrado en la Agencia Central de Inteligencia (CIA) o si China logró penetrar en algún sistema informático utilizado por la agencia para comunicarse con sus agentes en el extranjero.

Sobre el daño que se le infligió a lo que fue una de las más productivas redes de espionaje estadounidense, sin embargo, no existen dudas: más de una decena de informantes de la CIA fueron asesinados entre finales de 2010 y finales de 2012, incluyendo uno que fue acribillado frente a sus colegas en una clara advertencia a cualquier otra persona que pudiese estar trabajando como espía encubierto, explicó el diario.

En total, entre 18 y 20 fuentes de la CIA en China fueron asesinadas o encarceladas, según aseguraron dos ex funcionarios. Se trata de un fuerte retroceso en una red que hasta entonces había trabajado al más alto nivel durante años.

Las redes de espionaje occidental siempre han tenido muchos problemas para establecerse en China y en Rusia.

La cacería de espías en China fue intensa. Casi cada empleado de la embajada de Estados Unidos en Pekín fue investigado en algún momento, según la investigación del NYT.

Al mismo tiempo, la administración de Barack Obama exigía saber por qué el flujo de información desde este país se había desacelerado.

Estas revelaciones salen a la luz mientra la CIA intenta determinar cómo algunos de sus documentos más importantes fueron filtrados por WikiLeaks hace dos meses y el FBI investiga posibles relaciones entre el comité de campaña de Donald Trump y Rusia.

Ni la CIA ni el FBI quisieron hacer declaraciones al respecto.

Etiquetado como: