13 noviembre, 2014

WASHINGTON

WASHINGTON. Cancilleres de Guatemala y El Salvador llamaron este jueves a Estados Unidos a integrarse como socio, y no solo como donante, en el plan de desarrollo que esos países y Honduras lanzarán para disuadir la migración ilegal.

"Lo que buscamos es un enfoque de socios, en el contexto de responsabilidad compartida", dijo el ministro de Relaciones Exteriores de El Salvador, Hugo Martínez.

"Es un plan regional, que se va a implementar con el asocio (cooperación). No pretendemos que Estados Unidos nos dé todo el dinero", señaló su par guatemalteco Carlos Raúl Morales.

La iniciativa intentará crear mejores condiciones económicas y de seguridad en Honduras, Guatemala y El Salvador para reducir las emigraciones masivas, luego de la crisis desatada por la detención en Estados Unidos de más de 68.000 niños no acompañados, principalmente de esos países, en los últimos 12 meses.

Los mandatarios de los tres países, Otto Pérez Molina (Guatemala), Juan Orlando Hernández (Honduras) y Salvador Sánchez Cerén (El Salvador), lanzarán el plan este viernes en la sede del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en Washington.

Luego sostendrán un encuentro con el vicepresidente estadounidense, Joe Biden, meses después de ser recibidos en la Casa Blanca por el presidente Barack Obama en julio, durante el punto álgido de la crisis de los niños migrantes.

Basados sobre cuatro pilares (emprendimiento y creación de empleo; seguridad; capacitación técnica y fortalecimiento institucional), los gobiernos enfocarán los recursos en las zonas más empobrecidas y donde el flujo de emigrantes es mayor, dijeron los diplomáticos durante una charla conjunta en el Atlantic Center en la capital estadounidense.

"Lo que hagamos ahora va a cambiar el rostro de la migración en los próximos cinco a diez años", afirmó Martínez.

La iniciativa, bautizada como Plan de la Alianza para la Prosperidad en el Triángulo Norte, fue presentada en setiembre al Secretario de Estado, John Kerry, por los mandatarios de los tres países.

Pero la reunión con Biden dará inicio a las discusiones sobre cómo se financiará el plan y cuál será el aporte de las partes.

¿El monto estimado? Los diplomáticos rehusaron divulgar una cifra concreta porque "nos van a tildar de fracaso o éxito en función de eso", dijo Morales a periodistas.

El canciller guatemalteco recordó que en 2010 los países centroamericanos recogieron ofertas por 3.000 millones de dólares para la iniciativa de seguridad regional ESCA, pero solo 74 millones fueron aprobados.

"No estamos cometiendo los mismos errores. (...) No podemos edificar acciones si no tenemos financiamiento", dijo Morales a periodistas.

"Ahora nos corresponde comenzar a determinar las acciones que debemos implementar. Para eso tenemos que ver cuánto nos podría costar y donde lo vamos a financiar", señaló.

Obama había solicitado al Congreso recursos especiales para atender la crisis de los menores, incluyendo 300 millones de dólares destinados a Centroamérica, pero la propuesta naufragó.

Los embajadores de los tres países centroamericanos se reunieron en octubre con asesores del Congreso en Washington para informar sobre el plan, que al contemplar dinero estadounidense, requeriría una eventual aprobación legislativa.

Etiquetado como: