El proyecto se anunció el día de San Patricio del 2012 y comenzó poco después

 7 septiembre, 2015

Nueva York

El proyecto de restauración de tres años de la catedral de San Patricio, sede de la arquidiócesis católica de Nueva York y una de las iglesias más conocidas de Estados Unidos, estará lista para la visita del papa Francisco al país a finales de setiembre.

La mayoría de los andamios ya han sido retirados y los funcionarios insisten en que la obra estará lista a tiempo.

Fue una tarea inmensa: todo el exterior estaba cubierto de andamios, desde el suelo a la cima de las torres de 100 metros de altura y se limpiaron décadas de suciedad acumulada.

Los andamios también se instalaron en el interior, donde los trabajadores limpiaron y repararon los 3.700 paneles individuales que forman las 75 vidrieras y restauraron las puertas de bronce que dan a la Quinta Avenida, entre otros aspectos.

La catedral de San Patricio celebró su primera misa en 1879 y fue declarada monumento nacional en 1976. Con un importe de $175 millones, esta restauración fue la más cara desde la década de 1940.

Abierta al público. Un aspecto complicado del proyecto fue que la catedral se mantuviera abierta al público todo el tiempo.

Eso significó que se trabajara alrededor de las misas diarias y mientras cinco millones de visitantes al año pasaban por ahí.

“Era una baile constante mientras nos movíamos”, dijo Eileen McCarthy, una de las gerentes del proyecto de Structure Tone, la compañía de construcción que supervisó la obra.

“Durante la mayor parte del tiempo, todo se hacía durante el día mientras estaba ocupada, mientras turistas, asistentes y visitantes pasaban, así que siempre fue una preocupación: trabajas en un ambiente con vida, que respira”.

Fue una situación que tuvo sus inconvenientes y ventajas: los trabajadores de la obra tuvieron que aprender a utilizar sus “voces internas”, pero también tuvieron la oportunidad de interactuar con el público.

“La gente se detenía y preguntaba sobre el trabajo", agregó. “Es muy bueno, puedes explicar un poco de lo que sucede”.

La restauración de la catedral, la mayor parte del tiempo, se hacía durante el día. Siempre mantuvo sus puertas abiertas para los turistas, asistentes y visitantes.
La restauración de la catedral, la mayor parte del tiempo, se hacía durante el día. Siempre mantuvo sus puertas abiertas para los turistas, asistentes y visitantes.

Momentos emotivos. Hacer la renovación de la iglesia también llevó a algunos momentos inesperados de gracia. McCarthy recuerda un momento a finales de 2013 cuando ella y unos pintores estaban sobre unos andamios en la parte central de la catedral, escondidos de la vista de la gente abajo.

“De repente, a capela, se escuchó la voz de una mujer joven que cantaba el Ave María', mencionó.

”Todos nos congelamos, detuvimos nuestro trabajo... No es algo que te pasa en un sitio de construcción normal“.

Jeff Keeley, un encargado de la compañía de andamios, dijo que "fue muy tranquilo“, no hubo incidentes relacionados con seguridad y los cielos estaban despejados y hacía buen tiempo cuando era necesario. Incluso fueron ”muy afortunados en muchas formas", y agregó después de pensarlo, ”posiblemente bendecidos“.

A tiempo. Está programado que el papa Francisco esté en San Patricio el 24 de septiembre para la oración vespertina.

Keeley dijo que los trabajadores estaban emocionados al saber que sus esfuerzos serían vistos por la cabeza de la Iglesia Católica.

”A veces haces cosas y a nadie realmente le importa“, explicó. "Cuando venga el papa, con suerte le importará, ¿cierto? La verá y dirá, 'Impresionante, esto realmente se ve bien'''.

Etiquetado como: