29 marzo, 2015

Washington

Es tiempo de que Irán envíe un mensaje claro y concrete en actos sus promesas, dijo este domingo el portavoz de la Casa Blanca Josh Earnest, dos días antes de la fecha límite para llegar a un acuerdo sobre el programa nuclear de Teherán.

El vocero de la Casa Blanca, Josh Earnest, afimó ayer que el Gobierno está considerando una respuesta ‘proporcional’ al ciberataque. | AP
El vocero de la Casa Blanca, Josh Earnest, afimó ayer que el Gobierno está considerando una respuesta ‘proporcional’ al ciberataque. | AP

"Negociamos desde hace más de un año y ahora es tiempo de que Irán envíe un mensaje claro a la comunidad internacional: ¿quieren realmente tomar las medidas necesarias y apoyar con actos su retórica, según la cual no intentarán dotarse del arma nuclear? Si quieren asumir esos compromisos, deben ser capaces de hacerlo (antes de fin de mes)", dijo Earnest en la cadena ABC.

Irán y los países del grupo 5+1 (Estados Unidos, Rusia, China, Gran Bretaña, Francia y Alemania) intentan llegar en Lausana, Suiza, a un acuerdo global antes del martes que autorice algunas actividades nucleares civiles a Teherán de carácter exclusivamente pacífico, a cambio del levantamiento de las sanciones internacionales.

"El presidente (Barack Obama) ha sido muy claro. El mejor medio para nosotros de impedir que Irán se dote del arma nuclear es seguir la vía diplomática, obtener que Irán salga voluntariamente del camino hacia el arma atómica. Queremos que acepten inspecciones rigurosas, sería la mejor solución para atenuar nuestras preocupaciones sobre el programa nuclear iraní", dijo Earnest, y agregó que aún persisten diferencias entre ambas partes.

El presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, dijo a su vez que tomaría "muy rápidamente" medidas para implementar nuevas sanciones contra Irán si las grandes potencias occidentales no llegan a un acuerdo con Teherán.

Sin acuerdo. Por el momento no hay ningún acuerdo firme entre Irán y las grandes potencias, ya que todavía quedan temas por resolver, declaró este domingo un negociador de alto rango iraní, matizando las palabras de diplomáticos occidentales, que evocaron compromisos en varios puntos clave.

"No se ha concluido ningún acuerdo y hay cuestiones en suspenso que todavía deben ser solucionadas. (...) Las partes involucradas deben renunciar a sus demandas excesivas y tomar una decisión estratégica y decir si quieren presión o un acuerdo", declaró este responsable.

Previamente, también este domingo, diplomáticos occidentales habían afirmado que Irán y las grandes potencias estaban por llegar a un acuerdo sobre varios puntos clave del programa nuclear de Teherán. Uno de estos puntos discutidos en Lausana se refiere a la cantidad de centrifugadoras que permiten enriquecer el uranio, que Irán aceptaría reducir significativamente, según estas fuentes.

Diplomáticos iraníes negaron que hubiera ningún acuerdo preliminar basado en estos puntos. "El hecho de que conservaremos un número sustancial de centrifugadoras, que no se cerrará ningún sitio (...) son las bases de las conversaciones", dijo uno de ellos.