3 agosto, 2016
Entre esas medidas se contemplaba una interrupción de las deportaciones
Entre esas medidas se contemplaba una interrupción de las deportaciones

Washington

El presidente estadounidense, Barack Obama, redujo este miércoles la sentencia de 214 privados de libertad procesados por drogas, el mayor acto de clemencia presidencial en un siglo.

La Casa Blanca aseguró que Obama otorgó el perdón a un reciente grupo de prisioneros, incluidos 67 condenados a perpetuidad.

La mayoría fueron declarados culpables de crímenes no violentos, muchos de ellos por posesión o distribución de crack.

La decisión presidencial "representa la mayor cantidad de liberaciones autorizadas en un solo día desde al menos 1900", manifestó Neil Eggleston, consejero presidencial de la Casa Blanca.

Obama otorgó ahora un total de 562 amnistías, "más que los nueve presidentes anteriores juntos", recordó Eggleston.

La resolución forma parte del esfuerzo del mandatario para impulsar la reforma de la justicia penal.

Estados Unidos está entre los países que tienen las tasas más altas de presos en relación con la población total, con un número desproporcionado de afroestadounidenses y latinos entre rejas.

Una de las razones frecuentemente citadas de esta situación es la rígida legislación que penaliza el uso del crack, que es más dura que para la cocaína.