Peña admite que su país debe luchar con más eficiencia contra delincuencia

 7 enero, 2015

Washington. AP. El presidente Barack Obama prometió ayer apoyar a México contra “el flagelo de la violencia y los carteles del narco” durante una reunión con el presidente Enrique Peña Nieto, en un contexto de zozobra por la desaparición –aún sin esclarecer– de 43 estudiantes mexicanos en setiembre.

Fuera de la Casa Blanca, manifestantes preguntaban por el paradero de los alumnos, quienes se presume fueron muertos a manos de policías y funcionarios locales coludidos con una organización delictiva.

Las decenas de manifestantes reunidos durante la primera nevada en la ciudad, conformaban una versión más pequeña de las multitudinarias protestas que se han registrado en México en relación con el caso y en las que algunos exigen la renuncia de Peña Nieto.

Obama dijo a reporteros en el despacho oval que los estadounidenses han seguido “los trágicos eventos relacionados con los estudiantes cuyas vidas se perdieron”. Agregó que Peña Nieto le describió el programa de reformas que planea llevar adelante en el sistema judicial.

El presidente Enrique Peña Nieto participa en un homenaje en la tumba del Soldado Desconocido en el Cementerio Nacional de Arlington. | EFE
El presidente Enrique Peña Nieto participa en un homenaje en la tumba del Soldado Desconocido en el Cementerio Nacional de Arlington. | EFE

“Nuestro compromiso es ser amigo y dar apoyo a México en sus esfuerzos por eliminar el flagelo de la violencia y los carteles de la droga que son responsables de tanta tragedia”, expresó. “Pero en definitiva dependerá de México y su sistema judicial tomar las decisiones clave que necesitan tomarse”, agregó.

En respuesta, Peña Nieto agradeció a Obama por colaborar con México para mejorar la seguridad, en especial “el claro reto que tiene México de combatir con mayor eficacia y contundencia al crimen organizado ”.

Mexico
Mexico

Al preguntársele después sobre si el gobierno de Obama cree que la investigación en México ha sido creíble, el secretario de prensa de la Casa Blanca, Josh Earnest, señaló los arrestos que se han hecho y que la pesquisa sigue abierta. Agregó que Obama apoya el esfuerzo de Peña Nieto de implementar reformas.

Peña Nieto elogió la decisión de Obama de proteger de la deportación a cerca de cuatro millones de inmigrantes –la mayoría de los cuales son originarios de México–, así como la “audaz” determinación de restablecer relaciones diplomáticas con Cuba después de medio siglo de hostilidades bilaterales.

Obama dijo que esperaba acercarse a Cuba con “una política más constructiva, pero que siga enfatizando los derechos humanos, la democracia y la libertad política”. Agregó que, igual que Cuba, participará en la Cumbre de las Américas, que se realizará en abril en Panamá, pero que insistirá en que esos asuntos estén en la agenda.

Peña Nieto señaló que su país será un “promotor incansable” de una buena vecindad entre Estados Unidos y Cuba.

Protestas presentes. La visita el gobernante mexicano no pasó inadvertida para manifestantes, quienes se congregaron en el parque Lafayette, al otro lado de la calle que pasa frente a la Casa Blanca, para protestar por la desaparición de los 43 estudiantes.

Sus expresiones eran tan ruidosas que era posible oírlas dentro del despacho oval durante la reunión de los presidentes.

“Estamos muy molestos”, expresó Iván Almonte, un mexicano de 36 años con residencia en Estados Unidos desde hace 16. “Queremos que Peña renuncie y dé una respuesta de dónde están los 43 desaparecidos. ¿Por qué tanto silencio?”.

Los estudiantes de magisterio de una escuela rural fueron detenidos por policías de la ciudad de Iguala el 26 de setiembre y presuntamente entregados a l cartel Guerreros Unidos que opera en el estado de Guerrero.

El Gobierno mexicano dice que presumiblemente los estudiantes fueron asesinados y que sus cadáveres fueron incinerados a tal grado que no es posible identificarlos. Sólo se han identificado los restos de uno de los estudiantes.

Antes de la reunión, el subsecretario mexicano de Relaciones Exteriores para Norteamérica, Sergio Alcocer, abordó el tema de la muerte de Michael Brown en Ferguson, Misuri, cuando se le preguntó sobre si el tema de la desaparición de los estudiantes sería parte de los temas a tratar. Dijo que los funcionarios mexicanos no preveían que así fuera.

“Tenemos fenómenos de violencia que se dan en diferentes partes del mundo”, dijo Alcocer. “Dentro de los propios Estados Unidos sabemos que han existido este tipo de fenómenos de violencia en la zona de Missouri, por mencionar un caso”.