Mandatario enviará a secretario de Estado, John Kerry, a Medio Oriente para consolidar una coalición regional contra los rebeldes sirios

 28 agosto, 2014
 El presidente de EE.UU., Barack Obama, ofreció este jueves una declaración en la sala de prensa de la Casa Blanca y dijo que no habrá ataques aéreos inmediatos en Siria.
El presidente de EE.UU., Barack Obama, ofreció este jueves una declaración en la sala de prensa de la Casa Blanca y dijo que no habrá ataques aéreos inmediatos en Siria.

Washington.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dijo este jueves que no habrá ataques aéreos inmediatos en Siria y explicó que Washington aún está diseñando una estrategia para el conflicto en ese país.

"Aún no tenemos una estrategia", expresó Obama a la prensa poco antes de reunirse con sus asesores de seguridad en la Casa Blanca para planificar una respuesta al Estado Islámico (EI) en Siria. "He visto en reportes de prensa elementos que indican que algunos están yendo un poco más lejos de donde estamos nosotros en este momento".

Obama también anunció que enviará a su Secretario de Estado, John Kerry, al Medio Oriente para iniciar las articulaciones para un esfuerzo regional contra el EI con asociados en la región, en especial los países de mayoría sunita.

El presidente, quien autorizó ataques aéreos contra el EI en Irak, dijo que acciones militares apenas contendrían el avance de ese grupo en el corto plazo, y que una erradicación permanente dependía de acciones políticas y diplomáticas a nivel regional.

"Esto requerirá la estabilización de Siria en alguna forma", dijo Obama, quien mencionó la necesidad de hallar "sunitas moderados que sean capaces de gobernar".

Obama añadió que Washington continuará "apoyando a la oposición moderada porque debemos ofrecer al pueblo de Siria una alternativa a Bashar al-Asad o al EI".

"No veo ningún escenario en el que al-Asad sería capaz de una forma u otra llevar la paz a una región que es predominantemente sunita. Hasta el momento nunca ha demostrado su voluntad de compartir el poder con ellos o buscan un acuerdo ", agregó el mandatario.

Además se refirió a llamados formulados en la comunidad diplomática estadounidense, para que el gobierno acepte actuar junto al gobierno de Bashar al-Asad, en la adopción de un mal menor frente al EI.

"No creo que exista una situación en la que tenemos que elegir entre al-Asad y el tipo de personas que realizar actos de la violencia increíble que hemos presenciado", dijo.

En la visión de Obama, al-Asad ha perdido toda legitimidad después de arrojar bombas sobre familias inocentes o matar decenas de miles de personas, y alegó que sus fuerzas no tienen capacidad de penetrar en áreas donde el EI se tornó dominante.

Hace un año, Obama abandonó planes para atacar Siria después de acusar a al-Asad de cruzar una "línea roja" al usar armas químicas. El abandono esos planes se debió a la evidencia de que no tendrían apoyo del Congreso.

"No quiero poner el carro delante de los bueyes. No tiene sentido pedir acción de parte del Congreso antes de saber exactamente qué precisaremos para hacer nuestro trabajo", expresó.

El ejército estadounidense ha llevado a cabo cientos de ataques aéreos en el norte de Irak desde el 8 de agosto contra posiciones de radicales. Las huelgas han permitido que el ejército iraquí y las fuerzas kurdas vuelvan a tomar la estratégica represa de Mosul estaba en manos de los yihadistas.

El jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, el general Martin Dempsey, consideró que los yihadistas pueden "ser derrotados", siempre que también se centre la atención en Siria y no sólo en Irak.

Etiquetado como: