7 abril, 2016
Pandilleros de la Mara Salvatrucha y la Mara 18 capturados durante un operativo en San Salvador en el 2006. | ARCHIVO/AFP
Pandilleros de la Mara Salvatrucha y la Mara 18 capturados durante un operativo en San Salvador en el 2006. | ARCHIVO/AFP

San Salvador

Autoridades salvadoreñas decomisaron 494 teléfonos celulares y 938 chips telefónicos a pandilleros recluidos en siete cárceles del país, informó este jueves la Dirección de Centros Penales (DCP).

"Lo estamos viendo (el decomiso) como un duro golpe a las estructuras criminales en sus intentos y en su accionar de seguir cometiendo delitos desde los centros penales", declaró en rueda de prensa el director de la DCP, Rodil Hernández.

Los decomisos se efectuaron en requisas efectuadas en penales ubicados en Ciudad Barrios y San Francisco Gotera, en el este de El Salvador, Quezaltepeque, Cojutepeque, Chalatenango y Zacatecoluca (centro), e Izalco (oeste).

Para evitar que los reos tengan acceso a señales telefónicas, las autoridades han desconectado 15 antenas de compañías de telecomunicaciones que se encuentran en los alrededores de los presidios, según Hernández.

Uso. Los pandilleros encarcelados utilizan los teléfonos obtenidos en forma ilícita para ordenar extorsiones y homicidios a sus compañeros que operan en las calles.

Agentes de la Policía y del Ejército desarrollaron entre el 29 de marzo y el 6 de abril 1.119 allanamientos para "verificar la existencia de acciones ilícitas" en viviendas alrededor de los centros penales que han sido compradas o usurpadas por los pandilleros.

Con el fin de aislar a los pandilleros, Hernández adelantó que 342 reos serán trasladados próximamente al centro penal de máxima seguridad en Zacatecoluca, 60 kilómetros al este de la capital.

En las siete cárceles que albergan a pandilleros, las autoridades mantienen un estado de emergencia, mediante el cual se les mantiene en encierro en sus celdas y se les restringen las visitas de familiares y abogados.

El Salvador registra un promedio de 22 asesinatos por día, que las autoridades los atribuyen en su mayoría a las pandillas. Se calcula que éstas cuentan con unos 70.000 miembros, de los cuales 13.000 están encarcelados.

Etiquetado como: