Víctimas habrían sido ejecutadas y enterradas hace dos años

 22 agosto, 2014
Expertos forenses trabajan en el sitio donde las autoridades mexicanas localizaron una fosa con al menos 11 cuerpos.
Expertos forenses trabajan en el sitio donde las autoridades mexicanas localizaron una fosa con al menos 11 cuerpos.

México.

Las autoridades mexicanas encontraron este viernes 11 cadáveres en dos fosas clandestinas en el occidental estado de Michoacán.

Una de las fosas fue localizada en el municipio de Tumbiscatío, del que es originario el líder del cártel de Los Caballeros Templarios, Servando Gómez, con nueve cuerpos en su interior, dos de ellos de mujeres, dijo una fuente de la Fiscalía de Michoacán.

Dicha fosa, de un metro y medio de profundidad, fue hallada tras una "llamada anónima" en una zona de difícil acceso conocida como El Falsete y ubicada en la Sierra Madre del Sur.

Las víctimas al parecer fueron ejecutadas y enterradas hace dos años, indicó la fuente, quien añadió que la Fiscalía investiga si Gómez, alias "La Tuta", está detrás de los hechos.

La segunda fue encontrada en un cultivo de mangos en la localidad de La Mira por agentes de la Procuraduría General de la República (PGR) en el marco de un operativo para detectar fosas clandestinas en la región.

Ahí se localizaron los restos de dos personas que pueden tener "aproximadamente un año de haber sido asesinadas", explicó una fuente de la delegación de la PGR en Michoacán.

Recordó que la Fiscalía Federal lleva dos meses realizando investigaciones en diversos predios y ranchos para hallar fosas, particularmente en el municipio de Lázaro Cárdenas, donde se encuentra La Mira y uno de los principales puntos en los que operan los templarios.

El puerto de Lázaro Cárdenas, uno de los más importantes del país, es desde hace varios años un punto de entrada clandestina de cargamentos de droga procedentes de Suramérica.

El Gobierno federal se ha volcado en Michoacán desde enero pasado ante el vacío de autoridad que se vivía en el estado por las acciones de los Templarios y el avance de grupos civiles de autodefensa que se armaron para luchar contra ese grupo criminal.

Desde entonces las autoridades han asestado duros golpes a Los Caballeros Templarios con la detención de varios de sus dirigentes o la muerte de otros en choques armados con las fuerzas de seguridad.