3 julio, 2014

Las autoridades realizaban esfuerzos el jueves por rescatar a once hombres que por segundo día consecutivo permanecían atrapados a unos 80 metros de profundidad en una antigua mina de la localidad de El Corpus, al sur de Honduras.

“El oxígeno es escaso dentro del lugar” , dijo a The Associated Press el vocero de los bomberos, Óscar Triminio. “Y también es inestable, y puede registrarse otro derrumbe similar al que soterró a los hombres” .

Debido a esa situación, las autoridades no han introducido ninguna maquinaria pesada por el agujero, de alrededor de cinco metros de diámetro.

La pequeña mina artesanal de San Juan Arriba opera sin control del Gobierno, aseguró Agapito Rodríguez, director del Instituto Geológico Nacional. Está en el municipio de El Corpus, a unos 70 kilómetros al sur de Tegucigalpa.

Autoridades y colaboradores participaban el jueves en las labores de rescate de 11 mineros atrapados en un yacimiento que se derrumbó en la comunidad de San Juan Arriba, en el sur de Honduras.
Autoridades y colaboradores participaban el jueves en las labores de rescate de 11 mineros atrapados en un yacimiento que se derrumbó en la comunidad de San Juan Arriba, en el sur de Honduras.

Un grupo de 22 hombres entró la tarde del miércoles a la mina en busca de oro y poco después quedó sepultado a causa de un derrumbe.

Rodríguez informó de que 11 mineros pudieron salir de inmediato, pero el resto todavía se encuentra en los túneles.

Aseguró que “hay escasa comunicación a través de gritos con tres mineros que están cerca de la entrada, a los cuales suministramos oxígeno por un conducto conectado a un motor que está fuera del sitio” .

Diferentes equipos especializados del Gobierno se han sumado a las tareas de rescate.

Actividad artesanal. El alcalde de El Corpus, Luis Andrés Rueda, dijo que en la región sur de Honduras hay más de 50 minas con pasadizos de hasta 200 metros bajo tierra, donde trabajan centenares de hondureños pobres.

Con palas y picos, ellos excavan las paredes de los agujeros para extraer diminutos pedazos de oro.

La mayoría de las minas, según Rueda, son rentadas por los propietarios a buscadores de minerales por 100 y 200 dólares al año.

Tres hombre murieron soterrados en la mina de El Corpus en el 2013.