9 abril, 2015

Washington EFE, AFP El jurado en el juicio por el atentado con bomba de la maratón de Boston (EE. UU.) de 2013, halló a Dzhokhar Tsarnaev culpable de los 30 cargos de los que estaba acusado, que le podrían acarrear la pena de muerte.

El jurado alcanzó el veredicto de manera unánime tras dos jornadas y once horas de deliberaciones.

Ahora, un juez federal deberá determinar si, tras el veredicto de culpabilidad, que incluye 17 cargos constitutivos de pena capital, condena a Tsarnaev a muerte o cadena perpetua.

El veredicto fue leído en un tribunal de Boston delante de Dzhokhar Tsarnaev, que asistió impasible a la lectura uno por uno de todos los cargos de los que se le declaró culpable.

Tsarnaev fue hallado culpable, entre otros, del uso de un arma de destrucción masiva con la intención de matar, así como de asistir, planear y ejecutar la muerte de cuatro personas, tres que fallecieron por las bombas el 15 de abril de 2013 y un agente de policía que fue tiroteado días después en una persecución.

Asimismo, el acusado ha sido responsabilizado de provocar heridas a 264 personas, 17 de las cuales sufrieron amputaciones graves.

Miembros del equipo defensor de Dzhokhar Tsarnaev. | AFP
Miembros del equipo defensor de Dzhokhar Tsarnaev. | AFP

La defensa de Dzhokhar Tsarnaev reconoció, a principios del juicio, que su cliente había participado en el atentado, aunque quiso demostrar que el cerebro e instigador de los ataques fue el hermano mayor, Tamerlán, quien falleció en una persecución policial.

Dzhokhar y Tamerlán colocaron dos ollas a presión con explosivos en la recta final de la Maratón de Boston en 2013 y pocos días después protagonizaron una huida que sumió a Boston en toque de queda.

Tsarnaev fue arrestado cuatro días después de los atentados, herido y escondido en un bote en el que había pintado un mensaje explicando el ataque como una venganza por las guerras de Estados Unidos en Irak y Afganistán. “El Gobierno estadounidense mata a nuestros civiles inocentes. No puedo soportar ver que tanto mal quede impune”.

Los atentados sacudieron a la ciudad y reavivaron los temores al terrorismo en Estados Unidos, luego de los ataques del 11 de setiembre de 2001 en Nueva York, Washington y Pensilvania.

Durante el juicio de cuatro semanas la fiscalía presentó a Tsarnaev, quien en el momento del ataque estudiaba en la Universidad de Massachusetts, como un terrorista cruel que actuó a sangre fría y quería “aterrorizar” al país.