1 noviembre

Nueva York

El autor del atentado de Nueva York, que dejó ocho muertos al embestir a ciclistas y peatones con una camioneta, está vinculado al Estado Islámico y se radicalizó viviendo en Estados Unidos, aseguró el gobernador Andrew Cuomo este miércoles.

El atacante, de 29 años, fue identificado como el uzbeko Sayfullo Saipov, quien para Cuomo "es un depravado cobarde y estaba asociado con el ISIS".

"Se radicalizó" en Estados Unidos y "es el modelo del lobo solitario", agregó el gobernador del estado de Nueva York.

"Fue después de su llegada a Estados Unidos que comenzó a informarse sobre el EI y el islamismo radical", señaló y dijo que no hay indicios de que no haya actuado por su cuenta y que el ataque sea parte de una operación o de otros planes de atentados.

El atacante dejó cerca del vehículo una nota manuscrita en árabe en la que declara lealtad al EI, informó The New York Times, que cita fuentes policiales.

Pocas horas después del ataque que se presentó la tarde del martes en el bajo Manhattan, el presidente Donald Trump ordenó reforzar los controles para el ingreso de extranjeros.

Trump, quien calificó al atacante de "muy enfermo" y "perturbado", ya había evocado al grupo yihadista: "No debemos permitir que el EI regrese, o entre, a nuestro país después de derrotarlo en el Medio Oriente y otras partes. ¡Suficiente!", tuiteó.

Saipov, originario de Uzbekistán, llegó a Estados Unidos en el 2010 y dispone de residencia permanente.

Es habitante de Nueva Jersey, donde rentó la camioneta y trabajó como conductor de Uber, según el Times, que agregó que ya había estado "bajo el radar" de la policía.

El presidente de Uzbekistán, Chavkat Mirzioyev, prometió cooperar con la investigación y dio su pésame a Trump y las familias de las víctimas.

Varios centenares de ciudadanos de esta exrepública soviética, de mayoría musulmana, integran grupos yihadistas en Irak y Siria, según los servicios de seguridad rusos.

El atentado ocurrió a pocas cuadras del memorial del atentado del 11 de setiembre del 2001 en el Bajo Manhattan, en Tribeca, cerca de escuelas y un parque, mientras niños y sus padres se preparaban para festejar Halloween.

Los hechos

A las 3:05 p. m. (hora local) el atacante ingresó con una camioneta de alquiler blanca en el carril de bicicletas y peatones, que bordea el río Hudson, donde turistas y locales disfrutaban una soleada tarde de otoño boreal y luego se estrelló contra un bus escolar.

Salió de la camioneta sosteniendo dos pistolas falsas y gritó "Allah Akhbar" (Dios es grande), antes de ser baleado en el abdomen por un agente y detenido, dijo la policía de Nueva York (NYPD). Luego fue operado y se espera que sobreviva, según los medios.

Una pistola de paintball y otra de perdigones fueron halladas en el lugar, dijo la Policía, que no buscaba a ningún otro sospechoso.

Policías, bomberos y ambulancias rodearon la zona del atentado, mientras padres preocupados huían con sus hijos de una escuela cercana, bajo el tronar de las sirenas y el sobrevuelo de helicópteros.

John Williams, de 22 años, quien llegó al lugar poco después del tiroteo, cuando se dirigía al parque, describió "un fuerte olor de pólvora".

"Había un hombre herido en el piso. Parecía como si hubiese recibido un disparo. Estaba rodeado por policías y paramédicos", contó a AFP.

Manuel Calle, de 46 años, trabajador en un restaurante cercano, relató que vio dos vehículos, uno blanco y un minibús, que habían chocado. "Dos hombres querían pelear en la calle. Uno tenía dos pistolas, una en cada mano. Y al final llegó la Policía. Escuchamos tres disparos" pero no los vimos, manifestó.

La cancillería argentina confirmó que cinco de los ocho muertos eran sus ciudadanos, mientras que otro resultó herido. Se trata de un grupo de amigos que celebraban 30 años de egresados de la Escuela Politécnica de la ciudad de Rosario.

Esta ciudad 300 kilómetros al norte de Buenos Aires despertó en shock. "Lo primero es la tristeza y esa sensación de que nunca le va a pasar nada a uno viniendo de Argentina y estando lejos de las guerras y el terrorismo", expresó Laura Racca, exalumna Promoción 1985 del Instituto Politécnico (nivel medio).

Una mujer belga murió y otros tres ciudadanos de ese país resultaron heridos, indicó el gobierno de Bruselas. También se informó de un alemán herido.

El ataque fue el primer acto vinculado al terrorismo en Nueva York desde la explosión de una bomba casera en setiembre del 2016 en Chelsea, que dejó 31 heridos leves. Por ese hecho, un estadounidense de origen afgano, Ahmad Khan Rahimi, fue condenado por terrorismo a mediados de octubre.

La vigilancia policial, con efectivos fuertemente armados, se intensificó en la ciudad de 8,5 millones de habitantes. Nueva York, corazón financiero, escena teatral y una de las ciudades que atrae más turistas en Estados Unidos, vive en constante alerta.

Un desfile programado por Halloween se llevó a cabo según lo planeado, aunque bajo una presencia policial extrema, y Cuomo ordenó iluminar el World Trade Center con el rojo, blanco y azul de la bandera estadounidense "en honor a la libertad y la democracia".