Cayos de Florida sufrieron gran devastación por el huracán Irma

 12 septiembre
Uno de los pcoos supermercados abiertos en la ciudad de Naples, Florida, atendía a los clientes en semipenumbra.
Uno de los pcoos supermercados abiertos en la ciudad de Naples, Florida, atendía a los clientes en semipenumbra.

Islamorada, EE. UU. y La Habana

Las cuadrillas de las empresas de electricidad luchaban afanosamente por restaurar el servicio, ausente desde el paso del huracán Irma y que aún este martes mantenía a unos 16 millones de personas sumidas en la oscuridad en dos estados del sureste de Estados Unidos, la inmensa mayoría de ellas en Florida.

La luz natural ha permitido a los residentes de los Cayos de Florida encontrar una escena de desolación que les dejó Irma, cuyo brutal azote cobró al menos 12 vidas en ese estado y devastó a las Antillas, donde Cuba y varias islas menores enfrentan una costosa recuperación.

El presidente estadounidense, Donald Trump, visitará Florida el jueves para constatar la amplitud de la destrucción, acompañado de su esposa, Melania, informó la Casa Blanca.

Degradada a depresión tropical luego de ser uno los huracanes más potentes registrados en el Atlántico, Irma continuaba su ruta norte-oeste sobre el estado de Alabama, dispersándose hacia Tenesí.

Un portavoz de los servicios de rescate de Florida actualizó la cifra de muertos a 12 en ese estado. En su arrasadora trayectoria de miércoles a domingo la tormenta causó ya al menos 55 fallecidos en el Caribe y Estados Unidos.

Mientras en Cuba intentaban volver a la normalidad, los territorios europeos de las Antillas recibían al presidente francés, Emmanuel Macron, así como al ministro de Relacioens Exteriores británico, Boris Johnson, y al rey de Holanda, Guillermo Alejandro, muy criticados por la falta de ayuda para enfrentar la catástrofe.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) indicó este martes que miles de personas quedaron sin techo y necesitan urgentemente ser alojadas, en especial en el Caribe Oriental.

Según la Agencia Federal de Gestión de Emergencias (FEMA), citada por la OMS, unas 192.000 personas estaban todavía en refugios en Florida y poco más de 7.000 en el vecino estado de Georgia.

En Florida, 15 millones de personas continuaban sin energía eléctrica, así como más de un millón en Georgia y 300.000 en el estado libre asociado de Puerto Rico.

El alcance de la furia de Irma se podía ver en los paradisíacos Cayos de Florida, donde tocó tierra el domingo en el extremo sur como huracán categoría 4 y vientos de 209 km/h.

Un 25% de las viviendas de los Cayos fueron destruidas y 60% han sido dañadas, informó el director de FEMA, Brock Long. "Básicamente, todas las viviendas de los Cayos han sido impactadas de alguna manera", dijo.

Los residentes de los Cayos empezaban a volver a casa, pero la mayor parte de las tierras bajas de este archipiélago situado al sur de Miami permanecía cerrado al tráfico.

"No nos quedó mucho", expresó Patty Purdo, una mesonera de 55 años, mientras revisaba su casa entre los restos de la estación de tráileres Seabrezze en la isla de Islamorada.

Situación alterada. El aeropuerto de Miami reanudó el martes su actividad, pero operaba al 30% de sus capacidades. No se espera un regreso a la normalidad antes del final de la semana.

Sin electricidad ni aire acondicionado en sus casas y hoteles, habitantes y turistas escapaban a Walt Disney World en Orlando, que reabrió el martes.

"Decidimos que si nos vamos a morir de calor, mejor lo hacemos en Disney", manifestó Veann Grigajtis, una mujer que viajó con su familia al parque temático.

En la costa oeste de Florida, numerosas comunidades ofrecían el misma desoladora imagen de árboles arrancados de cuajo, escombros y techos aplastados.

Pero la destrucción es más generalizada en las islas menores de las Antillas, donde Francia, Holanda, Reino Unido y Estados Unidos tienen territorios de ultramar.

Antes de impactar en Estados Unidos, Irma golpeó la pequeña Barbuda y los paraísos tropicales de San Bartolomé y San Martín, las Islas Vírgenes, Puerto Rico, República Dominicana, Haití y Turcas y Caicos.

Macron y Johnson visitaban este martes la zona para ver la escala "sin precedentes" de los daños y tratar de apaciguar la ira de la gente, afectada por saqueos y enojada por la falta de ayuda estatal.

El rey de Holanda llegó el lunes a la región, donde dio cuenta del estado "apocalíptico" de la isla franco-holandesa de San Martín.

Prioridades en Cuba. Cuba, por su parte, ya fijó las prioridades tras recibir el zote del meteoro: los servicios de electricidad y agua, y el reinicio del curso escolar, informó este martes el Gobierno.

Los "severos daños" causados en las centrales termoeléctricas, sobre todo en la Antonio Guiteras, de Matanzas, demoran el restablecimiento de los servicios de electricidad y agua.

"Debido a los severos daños que el huracán Irma ha ocasionado en todas las centrales termoeléctricas del país, no podemos estimar cuánto tiempo tomará la recuperación y habilitación total de la energía eléctrica", advirtió el viceministro de Energía y Minas, Yuri Villamonte, citado por el diario oficial Granma.

No obstante, subrayó que ya quedó restablecido el servicio de electricidad "en la mayoría de las provincias orientales" del país y se iniciaron "los trabajos de activación en occidente, con prioridad en la capital".

La falta de electricidad dificulta el bombeo de agua, al margen de daños en tuberías conductoras. "Ya se está trabajando en su normalización", aseguró Inés María Chapman, presidenta del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos.

La mayoría de la Isla aún está en fase de "recuperación" de los daños de Irma, que recorrió la costa norte de este a oeste durante 72 horas con vientos de huracán, fuertes lluvias y penetraciones marinas en ambas costas, pues su radio de acción fue mayor que el ancho de Cuba.

"No tenemos luz eléctrica ni agua corriente. Tampoco tenemos combustible para cocinar ni agua para tomar", declaró, desesperada, Mariela Amaro, una informática de 38 años, que vive en el céntrico barrio habanero del Vedado.

Los aeropuertos de La Habana y Varadero, los de mayor tráfico internacional en Cuba, reiniciaron este martes sus operaciones.

Etiquetado como: