Los autores de los disparos estarían vinculados al cártel local de Los Caballeros Templarios

 10 mayo, 2014
Miembros de las autodefensas se enfrentaron en enero con hombres de Los Caballeros Templarios.
Miembros de las autodefensas se enfrentaron en enero con hombres de Los Caballeros Templarios.

Ciento treinta y cinco personas fueron detenidas el viernes en el estado mexicano de Michoacán tras enfrentamientos armados entre miembros de un cártel y militares, informó a la AFP una fuente del gobierno local.

Los enfrentamientos ocurrieron en La Mira, una comunidad del municipio Lázaro Cárdenas, donde militares y policías federales fueron recibidos a balazos por un grupo de personas que "se desplazaban a bordo de más de 20 camionetas", añadió la misma fuente, que indicó que "no se registraron decesos".

Los autores de los disparos estarían vinculados al cártel local de Los Caballeros Templarios, agregó la fuente.

"La múltiple detención de 135 seudoautodefensas se derivó de reportes de inteligencia que tratan de ubicar y capturar a Servando Gómez", el único capo de Los Caballeros Templarios que no ha sido capturado o abatido, afirmó un funcionario de la Secretaría de Seguridad Pública de Michoacán que participó en el operativo.

Por su parte, una fuente de la fiscalía local explicó que los detenidos serían trasladados durante la madrugada a Morelia, capital estatal.

Se trata de "colaboradores" de Los Templarios, "ninguno está registrado en el Consejo" de Autodefensas de Michoacán, dijo a la AFP Alberto Gutiérrez alias "El Comandante cinco", uno de los voceros de ese consejo, quien no descartó la posibilidad de que haya heridos tras la refriega.

Estos hechos ocurren a unas horas de que se cumpla el ultimátum que el gobierno de México fijó para que se desmovilicen las milicias de autodefensa, que hace más de un año se levantaron en armas en comunidades rurales de Michoacán para resistir las constantes extorsiones, secuestros y asesinatos de Los Caballeros Templarios.

El Consejo de Autodefensas firmó un acuerdo con el gobierno para desmovilizarse una vez que los capos y cabecillas del cártel fueran neutralizados, y recientemente se comprometió a concretizar esta promesa el sábado, luego que las autoridades lograron abatir o capturar a tres de los cuatro jefes máximos de Los Templarios este año.

El proceso de desmovilización de los milicianos consiste en el registro de sus armas -estimadas en cerca de 7.000 según el gobierno-, además de su reincorporación a las actividades que realizaban previo al levantamiento, o bien, a su enrolamiento en cuerpos de seguridad legales.

Este viernes, el presidente Enrique Peña Nieto exhortó a las milicias a que respeten el acuerdo.

"Nosotros estamos listos para formar parte de la Fuerza Rural Estatal, conforme al compromiso asumido con la Federación", aseguró Gutiérrez.

El movimiento armado vive un momento de profundas divisiones, en un clima de constantes acusaciones entre milicianos sobre supuestos vínculos con el crimen organizado.

Etiquetado como: