Fiscal fue encontrado sin vida poco después de que acusara a la presidenta argentina, Cristina Fernández

 10 febrero, 2015

Buenos Aires

Una manifestación con fuerte cuestionamiento al gobierno de Cristina Fernández, por la muerte de fiscal Alberto Nisman, se llevó a cabo la noche del lunes frente a la Casa Rosada, en la plaza de Mayo, en Buenos Aires. | AP
Una manifestación con fuerte cuestionamiento al gobierno de Cristina Fernández, por la muerte de fiscal Alberto Nisman, se llevó a cabo la noche del lunes frente a la Casa Rosada, en la plaza de Mayo, en Buenos Aires. | AP

La justicia argentina examina restos de ADN encontrados en el apartamento de Alberto Nisman que no son del fiscal argentino, quien fue encontrado sin vida poco después de que acusara a la presidenta Cristina Fernández de encubrir a un grupo de iraníes acusados de un atentado en contra de un centro judío en 1994.

En un comunicado difundido en Internet por el Centro de Información Judicial, la juez Fabiana Palmaghini dijo que en el lujoso apartamento donde fue encontrado muerto el fiscal se detectó una muestra de ADN "correspondiente a un perfil genético distinto al del referido Nisman, ignorándose aún a quién corresponde".

Una autopsia difundida pocas horas después del hallazgo del cadáver, el pasado 18 de enero, no ha revelado, por el momento, la intervención de otra persona en la muerte del fiscal.

Sin embargo, la justicia ordenó una serie de pruebas cuyos resultados se han venido conociendo a cuentagotas en las últimas semanas para determinar si la muerte de Nisman fue un asesinato, un suicidio voluntario o un suicidio inducido.

"Se impone acceder a la solicitud formulada por la señora Fiscal y -de momento- invitar a... que se presente ante el Cuerpo Médico Forense", dice el comunicado de la juez Palmaghini, que investiga la muerte de Nisman.

En la comunicación no se dieron más detalles ni mencionó el nombre de la persona citada ante las autoridades a comparecer y ofrecer una muestra de su ADN.

Palmaghini no lo dice expresamente pero Diego Lagomarsino, que trabajaba para Nisman como asesor informático, reconoció haberlo visitado el 17 de enero.

Nisman fue hallado con un tiro en la cabeza cuatro días después de haber acusado a la presidente, al canciller Héctor Timerman, a supuestos espías y a dirigentes sociales afines al gobierno de estar involucrados en un plan para encubrir a los iraníes acusados de perpetrar un atentado contra la Asociación Mutual Israelita Argentina, que mató a 85 personas.

El hallazgo de su cuerpo sin vida en un cuarto de baño se produjo horas antes de acudir a una audiencia que tenía prevista en el Congreso en la que iba a ofrecer más detalles con respecto a su denuncia.

Lagomarsino declaró que un día antes de la muerte del fiscal le suministró al investigador una pistola calibre 22, de su propiedad, con la que fue efectuado el disparo, según la investigación.

El asesor informático dijo que Nisman le pidió el arma porque temía por su seguridad y la de sus dos hijas y relató que, en una de las dos visitas que ese día hizo a su jefe, lo invitó a que se preparara él mismo un café.

Lagomarsino está imputado de haber facilitado el arma al fiscal. Los investigadores puntualizaron días atrás que no han encontrado elementos que involucren al asesor informático en la muerte del investigador.